Connect
To Top

Ontiynent: la gran ciudad del téxtil

La presencia de la industria téxtil marca la fisonomía y dota de personalidad a la capital de la comarca de la Vall d’Albaida.

Pero la metamorfosis de una sociedad de base agraria con presencia de las actividades industriales en una sociedad plenamente industrial tiene lugar en la década de los cincuenta.

El aliento de vida de la ciudad ha sido el agua, con abundancia de fuentes. La entidad demográfica d’Ontinyent se explica, sobre todo, por la existencia de una huerta muy extensa, una de las diez huertas valencianas más importantes.

La abundancia de agua y el aprovechamiento de las posibilidades topográficas de los saltos de agua como fuente de energía explican la formidable concentración de molinos y batanes o ingenios manufactureros de la lana, primero, y también del papel, ya en el siglo XVIII.

El producto gastronómico puede convertirse en una grata experiencia turística.

La dieta diaria de la mayoría de las casas ontinyentinas sigue siendo la tradicional, basada en los ingredientes básicos de la dieta mediterranea.

Ligado al fuerte vínculo con la tierra, hay una amplia tradición de carniceros. Los embutidos de Ontinyent tienen un gran renombre, en especial las morcillas. Asimismo, son muy famosos los vinos y los aceites de oliva de producción autóctona, que suelen estar siempre en nuestras mesas.

Monumentos

Iglesia y Campanario de Santa María

Capilla de la Purisima

Puente Viejo (Pont Vell) de 1501

Palacios y Casas Señoriales

Convento de las monjas Carmelitas (S. XVI-XVIII)

Iglesia de San Miguel (S. XVI-XVIII)

Iglesia de San Carlos (S. XVI-XIX)

El Palacio de la Vila

Núcleo antiguo de la villa. La Vila.

Museos

Museo de Ciencias Naturales (Convento de los Padres Franciscanos) – (96 238 01 00).

Museo Festero – (96 238 02 52).

MAOVA (Museo Arqueológico d’Ontinyent i la Vall d’Albaida) – (96 291 19 55).

Museu Valencià del Tèxtil

El penúltimo fin de semana de agosto hay que vivir unas de las más nombradas fiestas de Moros y Cristianos, las que Ontinyent celebra desde 1860 en honor al Santíssim Crist de l’Agonia. En el transcurso de cinco días, doce comparsas moras y otras tantas cristianas simulan cruentas batallas con arcabucería y lucen en las calles de la ciudad del Téxtil toda la fantasía y mágica espectacularidad imaginable, propia de unas gentes que viven todo el año pendientes de sus fiestas.

De entre los muchos actos destacan el desfile de “los alardos” el jueves por la noche, el viernes las grandiosas Entradas de los ejércitos. El sábado por la mañana se representa el Contrabando y por la tarde uno de los actos más íntimos: la “Baixada”. El último día se dedica a las Embajadas. Los parlamentos galantes que intentan la imposible rendición sin lucha.

El tercer fin de semana de noviembre, la Feria de Ontinyent.

Entre noviembre y diciembre, la Puríssima: “Bou en corda” (el Toro en Cuerda) y Toro Embolado, el “Cant dels Angelets”, la Procesión con el Baile de la Veta, de los Arquets, dels Cavallets (Caballitos) y los Gigantes y Cabezudos

Durante todo el año, fiestas de barrios y de ermitas, como El Cúgol, Sant Antoni, el Llombo, etc.

GALERIA FOTOGRAFICA

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Dolce Vita