Connect
To Top

La Evolución Humana: los años mágicos (II)

Por José Aparicio Pérez. Doctor Arqueólogo UV. Academico de la RACV.

A. Bipedismo y oportunismo tecnológico

Dejados atrás los Orrorin tugenensis y los Ardipithecus ramidus, desde 6 millones y 4,5 millones de años respectivamente, a los que se les reconoce la posición erecta y el bipedismo ya, probables antecesores por lo tanto de los primeros homínidos, con los Australopithecus, hace 4 millones de años, nos encontramos con el primer tronco o quizá rama del árbol genealógico humano.

Cuatro millones sería el primer hito en ese proceso. Los Australopithecus (bien anamensis, afarensis, africanus, bahrealghazali o garhi, sobrenombre por el lugar de hallazgo generalmente) no sólo tienen posición erecta al caminar con bipedismo total sino que utilizan de manera regular útiles, piedra, madera o hueso (la industria osteodontokerática de R. Dart) para las diversas actividades del vivir cotidiano.

B. Era Tecnológica. Homo Faber (2,7 millones de años)

Se produce otro hecho singular, importantísimo, de suma trascendencia. Los homínidos, ahora yaParanthropus y más tarde Homo Habilis y Homo Ergaster, estos últimos continuando, quizá, la línea evolutiva de los Australopitheci, no sólo utilizan elementos de la naturaleza que favorecen las actividades del vivir cotidiano: palos, piedras o huesos, sino que “fabrican” con ellos útiles apropiados y comienza la Era Tecnológica, es la Industria de Guijarros, la Pebble Culture o Pebble Tools.

Desprovisto de las garras de los otros carnívoros para despedazar las piezas cazadas, o para excavar en busca de raíces, bulbos o tubérculos alimenticios, o de caninos y molares suficientes para arrancar, descuartizar o triturar a sus presas, se sabe en inferioridad de condiciones para competir y, en la inteligencia que despierta, encuentra el procedimiento para situarse en óptimas condiciones y con ventaja. Comienza la Gran Revolución Tecnológica que ya no se detendrá nunca sino que se acelerará, progresivamente como veremos, hasta nuestros días.

Y, en esencia, ¿a qué se reduce el primer “invento”? Lo primero en todo el proceso que ahora se inicia, se reduce a la producción seriada de un filo, más o menos regular aunque siempre cortante, cortar, cortar, siempre cortar, carne, madera, huesos, ramas, pieles, tendones; cuando se encuentran dos filos, una punta, escarbar, machacar, agujerear, penetrar.

Es el cuchillo de entonces, de ayer, de hoy, de siempre. Es la navaja de todos los bolsillos. Es la punta de flecha de piedra, de metal o de hueso. Es el puñal, la espada, el alfanje, la daga. Son las tijeras, la cizalla, la navaja de afeitar, el bisturí, la guillotina (del papel y del cuello de Mª Antonieta) es el láser, es el topo, es… el Arte Cisoria medieval.

Y los útiles en piedra, cuarcita especialmente, piedra de extrema dureza, se fabrican con percusión dura, golpeando fuerte con otra piedra. Con filo unifacial o bifacial son los Choppers o Chopping tools. Es el Olduvaiense del África Oriental, del Paleolítico Antiguo.

Pero, ¡atención!, este primer nivel tecnológico alcanzado, el inicial, ínfimo si se quiere, se prolonga, invariable, durante un millón y medio de años.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Ciencia