A favor de todos los necesitados

solidaridad

Por Manuel J. Ibáñez Ferriol. Director de Contenidos Informativos grupo ONDA3.

Sigo sin salir de mi asombro. Conozco demasiado bien, la forma de actuar de determinados gobiernos de izquierdas, pero lo que ha hecho el Consell de la Generalitat Valençiana, retirando las ayudas públicas a determinadas ONGD’S, me parece deleznable, condenable y barriobajero.

Hay que recordar, que la sociedad valenciana -esa de la que viven todos los calienta asientos de las Cortes Valencianas, es decir los inútiles que no tienen dónde caerse muertos-, es la primera de las sociedades que crean un Hospital para personas dementes, en el siglo XIV, siendo los Reyes Católicos los promotores y protectores de dicha obra, después de que Fray Gilabert Jofré, promoviera la creación de una institución para atenderlos, y que no estuvieran en las calles, a merced de chanzas y burlas. Nacía así el primer germen del Hospital General de Valencia. Al observar como eran asesinados sin castigo, miles de niños inocentes -que eran arrojados al río Turia, sin más contemplaciones-, un grupo de hombres y mujeres con nobleza de alma y corazón, decidieron crear la Cofradía de los Inocentes y Desamparados, poniéndola bajo la advocación mariana de la Patrona de Valencia. Muchas otras obras de caridad y beneficencia, fueron surgiendo con el paso de los siglos, adaptadas a cada una de las epocas de la Historia de Valencia, apoyadas por los Jurados de la Ciudad, y en las que participaban el conjunto de todos los valencianos.

Valencia, ejemplo de caridad, beneficencia, promoción de la sanidad y de la investigación y protectora de la sociedad en su conjunto. Una Ciudad, “cap i casal” de un Reino, que sale siempre al encuentro de los pobres y necesitados, auxiliándoles con mil y una obras caritativas: protección de la vida en todos los momentos, donación de alimentos a las familias con pocos recursos, acompañamiento de todos y cada uno de los miembros enfermos en los hospitales, creación de centros educativos, para la promoción de las personas, creación de talleres, al servicio de la sociedad, en definitiva, labores emprendidas de forma altruista para el beneficio del conjunto de la sociedad.

Con la creación de la Asociación Valenciana de Caridad, promovida por el doctor Sanchis Bergón, la sociedad valenciana, da un paso más, en la acción asistencial hacia los más pobres. No solo distribuye algo más de 500 raciones de comida diarias, sino que viste a todo aquel que necesita ropa, culturiza a los niños en su escuela infantil, a la vez que los alimenta y se preocupa por su salud y bienestar. Su fundador lo colocó todo bajo la protección del Ayuntamiento de Valencia, auténtico protector de la Casa de la Caridad. No contento con ésto, pide al pueblo valenciano, que se convierta en su mejor protector, y la SOCIEDAD VALENCIANA EN SU CONJUNTO, se pone manos a la obra, y no solo le apoya economicamente, sino que no faltarán alimentos básicos, ropa, medicinas, libros, material escolar o juguetes. Estamos ante un ejemplo de protección al necesitado, sin mirar raza, color, ideología o credo. Solo necesita acercarse a sus puertas y tener una necesidad básica.

La Iglesia Católica, fiel a los principios de la práctica de la caridad, funda CARITAS, institución internacional, asentada en todos los países dónde hay presencia de la Iglesia Católica, y existen necesidades basicas: alimentos, ropa, asistencia sanitaria, educación e incluso impulsa la busqueda de trabajo. No contenta con ésto, también realiza labores de apoyo a emigrantes, refugiados, drogadictos y todos aquellos que son despechados por la sociedad de la opulencia. La caritas, nace del buen corazón del cristiano comprometido, que puede pasar una privación, pero siempre lo hará pensando en que el hermano necesitado tenga cubierta su necesidad. Y así, el pueblo cristiano, sale al encuentro del auténtico pobre, no solo de bienes materiales, sino espirituales. CARITAS, se ocupará de huerfanos y viudas, de personas desplazadas, de todo aquel que necesite una determinada atención. Y lo hará sin preguntarle cuales son sus creencias, credos o colores cutáneos.

CRUZ ROJA INTERNACIONAL y la MEDIA LUNA ROJA, se encuentran extendidas en todo el Mundo. Será la ciudad europea de Suiza, la que acoja, no solo el nacimiento de la CRUZ ROJA, sino también del Movimiento Olímpico. No hay conflicto, guerra, revuelta o necesidad, en la que ésta ejemplar institución se encuentre presente, apoyando y ayudando a los más necesitados. Su labor, al frente de materias como la sanidad, alimentación o culturización, la convierten en el mejor de los aliados para temas de necesidad. Sus puestos de socorro y de guardia, atentidos por voluntari@s, convierten a ésta institución en ejemplo para atender a todo aquel que precisa de sus servicios. Atienden a personas mayores, que están solas en sus casas, a personas venidas de todo el mundo, a refugiados, siempre siendo los garantes de la Declaración Universal de los Derechos del Hombre y el Ciudadano. Las guerras, siempre dejan paso a la atención médica y socio-asistencial de los miembros de la Cruz Roja. Los hombres y mujeres, son iguales, y son siempre atendidos, sean quienes sean, incluyendo los encarcelados en las prisiones, bajo las condiciones más infrahumanas.

A éstas tres ONGD’S, es a las que les privará el Gobierno de la Generalidad Valenciana, a recibir la ayuda y el apoyo de ésta institución, que después de todo, juega con el dinero de los impuestos de todos los valencianos. No voy a decir nada más, solo algo que de verdad me ha indignado: mientras éstas ONGD’S no miran color, credo, parecer o pensamiento, y atienden con todo el corazón a TODOS POR IGUAL. Ojalá los que van a tomar ésta triste decisión, no tengan que usar sus servicios. Aunque si los necesitarán, no les preguntarían quienes son ni que profesan, les atenderían sin más. AHI RESIDE SU GRANDEZA.

Esto es lo que nos espera, con éstos nuevos gobiernos, tan progresistas ellos y tan sociales. Desde el ATICO DE LA COMUNICACIÓN, seguiremos denunciando los desmanes de todos los que comentan delitos contra la sociedad, en este caso con la más próxima: la valenciana. VALE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *