Connect
To Top

Angel Romero Flores: el placer en la escena

Por Felipe Giner Gran & Manuel J. Ibáñez. Grupo ONDA3.

Cuando tienes el privilegio de conocer a un actor, siempre descubres muchas cosas, sobre todo, cada momento compartido, es un aprendizaje continuado. Ángel Romero Flores, es un actor alicantino de adopción, nacido en Santanyí (Mallorca), a los tres años se trasladó a Alicante con sus padres y otro hermano, formado entre esta ciudad y Madrid, con un bagaje dramático muy importante. Durante el rodaje de la serie “Los lobos no ladran”, pudimos comprobar la gran calidad humana del actor, en su momento más importante: desarrollar su personaje, con el rigor al que Ángel nos tiene acostumbrados, ya que su papel no resulta sencillo, pero se introduce en la piel del personaje de una forma ideal, que a más de uno nos dejo boquiabiertos.

¿Desde cuando Ángel Romero Flores se encuentra insertado en el mundo actoral?

La primera vez que subí a un escenario fue a finales de los ochenta con El fantasma de Marsella de Jean Cocteau del “Quadre Artístic Casal d’Alcoi, Alicante”, con la dirección de Tonín Oltra y el personaje, Maxim. Ahí empezó todo. Luego la primera vez que tuve un contrato y alta en la seguridad social fue en 1994 en el programa Sinceramente tuyo de Antena 3 con una dramatización, “El seropositivo”, de la productora Videomedia. A partir de ese momento entré en el mundo profesional.

¿Como es por dentro un rodaje de una serie como “Los lobos no ladran”?

Mucho trabajo.

¿Es dura o gratificante la vida del actor?

Ambas.

¿Con que género se identifica mejor Ángel Romero con el cine o con el teatro?

Soy actor. Busco la verdad en mi trabajo, independientemente del medio.

¿Es complicado el rodaje de una serie televisiva, desde tu punto de vista?

Todo es trabajo.

¿Cómo es el día a día de Ángel Romero Flores?

Según el día. Ahora acabo de venir de ayudar a mi madre con la compra.

¿Cuantas horas dedicas al ensayo de una obra?

La última obra ha sido Pedro y el Capitán de Mario Benedetti, dirigida por Victoria Guillén de Teada Producciones donde interpreto al Capitán y tardamos seis meses.

¿Que otras actividades realizas para hacer tu trabajo tan bien hecho?

Muchas gracias. Siempre estoy aprendiendo. El conocimiento es la clave.

Vamos al terreno de la alimentación: ¿te exige tu trabajo seguir un determinado régimen alimenticio?

Me cuido independientemente del trabajo. Es una cuestión de salud.

¿Es complicada la vida laboral de un actor?

Según la Fundación AISGE sólo el 8,17% puede vivir de su profesión. Por lo tanto es una situación dramática para los actores.

¿Recibe el mundo de la farandula, dicho con todo el respeto y la admiración, el reconocimiento que se le debe?

El reconocimiento se otorga desde la sociedad. Los generadores de cultura intelectual necesitan ser valorados, remunerados como se merecen y reconocidos socialmente”. Cito a Javier Bailén en su artículo “Reconocimiento social, ¿a quién se lo damos?”.

En confianza, ¿que otros trabajos has realizado para poder seguir tu ritmo vital?

Muchos y muy diferentes. El ultimo ha sido como traductor de una pagína web.

Estan de moda los musicales, ¿has actuado en alguno?

No, no es mi campo.

¿Que opinión te merece la actual explosión de creación y representaciones de musicales?

Es trabajo.

¿Es complicado para el actor impostar la voz o cantar en una comedia musical?

Eso está relacionado con las cualidades que cada actor tenga. Después todo es trabajo.

¿Que es el silencio para Ángel Romero Flores?

Es el estado que deja a flote tu verdadero ser.

¿Como ruedas más agusto en interiores o exteriores?

Lógicamente es más cómodo rodar en interiores. Recoger el sonido directo es más sencillo y límpio, si todo el equipo guarda silencio.

¿Qué es el espejo para un actor? ¿Te sueles mirar mucho?

Siempre ensayas ante la mirada de otro, generalmente ante el director. Utilizo el espejo para acicalarme.

¿Cual es el sentimiento de Angel Romero Flores cuando ve como se levanta el telón?

De euforia.

En tu carrera como actor, ¿has hecho doblajes?

He hecho voz en off en varios proyectos de audiovisual y me he doblado a mi mismo en otro trabajo. Prefiero el sonido directo.

¿Que valor le das al doblaje?

El valor de cualquier trabajo. Hay buenos doblajes y pésimos.

Vamos ahora a jugar al tic-tac. Una pregunta, una respuesta.

¿Un color?

Todos.

¿Un perfume?

Galán de noche”.

¿Un libro?

La vida del Buscón” de Francisco de Quevedo, 1626.

¿Un disco compacto?

Back to Black” de Amy Winehose, 2006.

¿Un plato gastronómico?

La coca de verdura mallorquina.

¿Mar o montaña?

Ambos.

¿Vino o cerveza?

Ambos.

¿Seda o algodón?

Algodón.

¿Una pieza musical?

El tema principal que escribió Nino Rota para “Romeo y Julieta” de Franco Zefirelli, 1968.

¿Avión o tren?

Trayectos cortos, el tren. Largos, el avión.

¿Tabaco picado o puro habano?

¡Qué hábito!

¿Frío o calor?

Según la estación del año.

¿Una ciudad para vivir?

Cualquiera que me haga sentir como en casa.

¿Un espacio para perderse?

Llanes (Asturias).

¿Una mascota?

Un felino.

Live long and prosper” (“Larga y próspera vida”) como decía Spock en “Star Trek”. Hay muchos trabajos que me emocionan. La lista sería bastante larga. Admiro el trabajo de Paco Rabal en “Los santos inocentes” de Mario Camus, 1984. Por ponerte un ejemplo de actor español internacional. También a Victoria Abril en “Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto” de Agustín Díaz Yanes, 1995. Otro ejemplo de actriz española internacional.

¿Como surge tu participación en “Los lobos no ladran”?

Fernando se puso en contacto conmigo. Nos reunimos y hablamos. Después leeí los doce capítulos de la serie y la historia me enganchó.

¿Que experiencia te ha dado rodar una serie con Fernando Corta?

Es un oficio y cuanto más haces más aprendes.

¿De que va la serie “Los lobos no ladran”?

De cómo las elecciones de vida que hacemos pueden determinar nuestro futuro y el de los nuestros.

¿Como es trabajar con un director de la talla de Fernando Corta?

A Fernando le deseo financiación para todos sus proyectos porque es un hombre muy ocurrente.

¿Que personaje representas en la serie “Los lobos no ladran”?

Ángel Canales, inspector de policía.

¿En que proyecto nuevo te encuentras ya embarcado?

Cuando firme, hablamos.

¿Que les dirías a los lectores de ONDA3 MAGAZINE?

Los lobos no ladran” es una serie adictiva que emociona. ¡Tengan cuidado!

Gracias por tus palabras, por tu vida actoral y por hacer soñar con tus personajes a tantos miles de espectadores, que ven en Ángel Romero Flores, a un gran actor, con proyección internacional.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Con Voz Propia