Connect
To Top

Aprendamos a cuidar el Medio Ambiente

Por Manuel J. Ibáñez Ferriol. Director de Contenidos Informativos Grupo ONDA3. 

El Día Mundial del Medio Ambiente fue establecido por la Asamblea General de las Naciones Unidas en su resolución del 15 de diciembre de 1972. Se celebra desde 1973 el 5 de junio de cada año, fecha con la que se dio inicio a la Conferencia de Estocolmo, en 1972, cuyo tema central fue el Ambiente.  La Asamblea General de la ONU también aprobó la creación del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

El Día Mundial del Medio Ambiente es un vínculo por medio del cual la Organización de Naciones Unidas (ONU) sensibiliza a la población mundial en relación a temas ambientales, intensificando la atención y la acción política. Los objetivos principales son brindar un contexto humano, motivar a las personas para que se conviertan en agentes activos del desarrollo sustentable y equitativo; promover el papel fundamental de las comunidades en el cambio de actitud hacia temas ambientales, y fomentar la cooperación para que el medio ambiente sea sostenible, pues esta garantizará que todas las naciones y personas disfruten de un futuro más próspero y seguro.

El Día Mundial del Medio Ambiente es un evento en el que se realizan múltiples actividades: concentraciones en calles, conciertos ecológicos, ensayos y competencias de afiches en escuelas y colegios, plantaciones de árboles, campañas de reciclaje y de limpieza, entre otras. En muchos países esta celebración es una oportunidad de firmar o ratificar convenios internacionales y, algunas veces, establece estructuras gubernamentales permanentes relacionadas con el manejo ambiental y la planificación económica.

Pero, ¿que hacemos cada uno de nosotros por el cuidado del medio ambiente? Podemos afirmar sin temor a equivocarnos, que poco o casi nada. Ya se nos puede orientar a respetar y cuidar el medio ambiente que nos rodea, pero nosotros hacemos caso nulo de las indicaciones que nos van dando. Todos estamos llamados a cuidar y preservar el medio ambiente que nos rodea, pero quizás nuestra sociedad cómoda y despreocupada, no tiene tiempo a pararse a pensar aunque sean tan solo cinco minutos, en como cuidar los espacios naturales que nos rodean.

Y habría que recriminar primero a las autoridades, sobre todo a determinado mandatario de la nación más poderosa de la tierra, que hace caso omiso de las recomendaciones de los científicos y estudiosos, encargados de aconsejar en la difusión de los temas medioambientales. Los oscuros y mezquinos intereses especulativos, nos están llevando a un calentamiento global del Planeta, con una serie de cambios medioambientales, que transforman la vida de todo lo que tenemos a nuestro alrededor.

No solo se contaminan las aguas, con la correspondiente degradación, sino que los peces, anfibios, reptiles y otros animales lacustres, perecen por culpa de la degradación del producto acuoso. Es vergonzoso, pasear por las orillas de un río y comprobar toda la porquería que se vierte, no solo desde las industrias quimicas o de transformación, sino de los propios ciudadanos, que vierten sobre las aguas de los ríos o los mares, todo tipo de porquerías e inmundicias, que degradan y contaminan las aguas. Los altos niveles de mercurio o plomo, provocan la asfixia de los animales acuáticos, que finalmente mueren y se pudren, haciendo que aparezcan enfermedades pandémicas, algunas ya erradicadas.

Pero no solo dejamos de cuidar las aguas, con la importancia que tienen para nuestras vidas, sino que dejamos de lado también el cuidado de nuestras huertas, y aquí la especulación urbanística, practicada durante muchos años, con esa connivencia entre promotores y constructores y políticos que se dejan corromper, ha provocado que nuestras huertas y campos, vayan desapareciendo, a favor de la construcción desmesurada de fincas, cuya recalificación han promovido determinadas políticas corruptas de cualquier signo político.

Los gases contaminantes, son otro de los problemas que podemos añadir a la larga lista de factores nocivos en el Día Mundial del Medio Ambiente. No solo los producen los automóviles, o los vehículos a motor de explosión, sino los humos de las fábricas e industrias transformadoras, que lanzan substancias totalmente nocivas para el cuidado de los espacios naturales. La polución, cada vez es mayor, y nuestros espacios urbanos siguen siendo insalubres, apareciendo nuevas enfermedades de tipo alérgico y pulmonar. Los árboles de los jardines, no pueden absorver tanto anhídrido carbónico, y crean una capa de niebla polucional, totalmente nociva y por supuesto artificial.

Y llegamos a los detalles de salubridad más sencillos: ¿porque seguimos tirando los papeles de chicles, caramelos, billetes, pañuelos, en el suelo y no en las papeleras? ¿porque cuando acabamos de fumar un cigarro o puro, la colilla o lo que resta, también acaba en el suelo y no en un cenicero público? ¿porque no recogemos los desperdicios de nuestros animales domésticos? Y así podríamos preguntarnos muchas cosas, que de seguro nos sorprenderían.

Y que decir de la tala indiscriminada de árboles, de la no utilización de las energías limpias no contaminantes y respetuosas con la naturaleza, del buen uso del reciclado de las basuras, y de todo aquello que nos puede favorecer, ya que nuestro entorno natural es un regalo, que debemos cuidar, preservar y proteger.

En éste Día Mundial del Medio Ambiente, pensemos en todo lo que podemos hacer para que no sigamos con el avance del cambio climático, nocivo tanto para nosotros como para nuestro entorno más cercano y lejano. Pongamos nuestro granito de arena, a favor del cuidado de nuestro Entorno Natural.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Con Encanto