Arqueólogos hallan el lugar en el que pudo haber sido juzgado Jesús de Nazaret

kishle

ONDA3.COM|CANAL INVESTIGACIÓN.- Décadas de excavación de un viejo edificio abandonado junto a un antiguo museo en la Ciudad Vieja de Jerusalén han revelado lo que podría ser restos del palacio donde fue juzgado Jesús de Nazaret.

En el marco de la ampliación del Museo Torre de David, que comenzó hace unos 15 años, los arqueólogos fueron eliminando las capas bajo el suelo de la Kishle, un edificio situado al lado del museo, cuando finalmente hicieron un hallazgo inesperado.

El Kishle solía ser una prisión cuando los turcos otomanos y luego los británicos gobernaban Jerusalén. «Es una gran parte del antiguo enigma de Jerusalén y muestra la historia de esta ciudad de una manera única y clara», explica Amit Re’em, un arqueólogo de la Universidad Hebrea de Jerusalén. En la cárcel, los arqueólogos encontraron los muros de cimentación y un sistema de alcantarillado subterráneo, que podría pertenecer a un palacio construido por el rey de Judea, Herodes el Grande.

Líderes del cristianismo, historiadores y arqueólogos han formado parte de un debate sobre el lugar del juicio de Jesús según diversas interpretaciones de los evangelios que han promovido versiones contradictorias de su ubicación.

Según las escrituras cristianas, Jesús de Nazaret fue llevado ante Pilato en el «pretorio», que es la tienda de un general dentro de un campamento romano en latín. Por tanto, algunas personas se refieren aun cuartel militar, mientras que otros sostienen que probablemente podría ser el palacio construido por Herodes, como Pilatos habría sido su invitado.

Shimon Gibson, un profesor de arqueología en la Universidad de Carolina del Norte en Charlotte, apoya la idea de que el juicio se celebró en el palacio de Herodes. «No hay, por supuesto, ninguna inscripción indicando que ha pasado aquí, pero -según los cálculos arqueológico, histórico y del Evangelio- todo concuerda y tiene sentido», dijo Gibson.

La mayoría de los científicos están de acuerdo en que el palacio de Herodes estaba situado en el lado occidental de la ciudad -donde, de hecho, el Museo de la Torre de David se puede encontrar ahora-.

La Torre de David es también conocida como la Ciudadela de Jerusalén y es el enclave de un museo que representa 4.000 años de historia de la ciudad. Los funcionarios del museo esperan que la prisión se convierta en una atracción para los peregrinos cristianos. Y aunque se muestran algo escépticos, espera que pueda convertirse en un lugar sagrado a corto plazo.

«Vamos a seguir para desarrollar la prisión para los visitantes», dijo Eilat Lieber (izquierda), la directora del museo.«Es como un pastel que muestra todas las capas de Jerusalén».

Más de un millón de peregrinos cristianos visitan Jerusalén cada año, y tours especiales se han organizado en el museo para revelar el lugar, informó a ONDA3.COM, el responsable de turismo de Jerusalem.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *