Cae una red que había robado por encargo unos 250 coches de lujo en Madrid

10903690w

Noticias ONDA3 | Redacción.- La Guardia Civil ha desarticulado una organización que había robado en la Comunidad de Madrid 244 coches de lujo encargados desde otros puntos de España y Europa del Este a través de miembros de la propia red relacionados con las mafias rusas, armenias y chechenas.

Según informa la Comandancia de la Guardia Civil en Madrid, los agentes han detenido a ocho personas de origen búlgaro y rumano, con edades de entre 25 y 55 años, entre los que figuran el jefe de la organización.

Los agentes han recuperado 24 coches y han constatado que del resto de los sustraídos algunos figuran a la venta en páginas web de Italia y Ucrania.

Alpedrete, Collado Villalba, Torrelodones, Las Rozas y Majadahonda son los municipios donde cometían la mayoría de los robos, aunque el radio de acción se extiende en la práctica totalidad de la región.

Las investigaciones se remontan al año pasado cuando efectivos destinados en el municipio de Collado Villalba detectaron a un grupo de ciudadanos búlgaros que, a través de una gestoría de expedición de informes de vehículos de la localidad, solicitaban mucha información sobre coches de alta gama.

Gracias a estas primeras pesquisas los agentes constaron que una parte de la organización desmantelada estaba asentada en la Comunidad Valenciana desde donde recibía encargos de coches robados de España y Europa del Este.

Mientras unos se dedicaban al robo del coche, otros miembros de la red consultaban páginas web de venta de vehículos hasta que encontraban una marca y modelo igual.

De esta forma, disponían de una matrícula y acudían a gestorías para la expedición de un informe sobre ese vehículo que les permitía ya falsificar una documentación, un número de bastidor y las pegatinas identificativas para colocarlas en el coche robado.

Para sustraer los vehículos, o bien rompían cerraduras y lunas o se valían de modernos inhibidores de frecuencia con lo que conseguían evitar que el dueño del coche lo cerrara con su mando a distancia.

Una vez en el interior del vehículo disponían de un dispositivo OBD que, al ser insertado en la toma de diagnosis del vehículo, hacía una asociación de la llave virgen hallada en su poder con el vehículo en cuestión, pudiendo así arrancar el coche en cuestión de escasos segundos.

En el caso de que el vehículo se encontrara cerrado y tuvieran que forzarlo, ese mismo dispositivo sería el que haría silenciar la alarma.

Después, acudían a diferentes talleres clandestinos para el troquelado de bastidores y para manipular las centralitas electrónicas.

A los detenidos, que ya fueron puestos en libertad con la obligación de comparecer en sede judicial siempre que sean llamados y los días 1 y 15 de cada mes en sede Judicial correspondiente, se les imputan los delitos de falsificación documental y pertenencia a organización criminal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *