Casinos: Una vez más somos la villa más dulce del mundo

turrones 014

Por JOSE SALVADOR MURGUI SORIANO. Cronista de Casinos. Académico de la RACV.

Al ponerme ante el teclado a escribir estas letras, no son mis manos las que impulsan el teclado es mi mente traicionera la que desborda mi corazón llevando mis dedos a las letras.

Parece que fue ayer y son quince años los que estamos ahí. Parece que No iba a tener éxito. Fue una apuesta ambiciosa, una apuesta de rigor, seria: pero una apuesta verdadera que nos ha consolidado como la VILLA MAS DULCE DEL MUNDO.

Porque aquellos hombres que empezaron esta tarea de fabricar las almendradas y nacaradas peladillas, y siguieron diseñando nuestros dulces turrones, no vivían en un pueblo llamado Casinos, vivían en la VILLA DE CASINOS.

Por eso desde hace más de 125 años tenemos ese título, y hoy ante el último fin de semana de noviembre nos descubrimos porque somos noticia dulce, porque somos exquisitos para exportar ante el mundo un mensaje de esperanza, porque sabemos hacer las cosas bien y sobre todo porque Casinos, enseña al mundo el arte de endulzar la historia.

Ante tanta corrupción, tanta mentira, tanto engaño, tanto mal vivir, nuestros Maestros Artesanos, invaden la historia de momentos dulces, nuestros laboriosos ingenieros del arte, saben mezclar las materias primas para que la Villa de Casinos, sea un ejemplo de aroma, dulzura, color, sabor y encanto, porque es lo que se ha conseguido que todos los que nos acompañan se queden encantados de lo que aquí sabemos elaborar.

Quince años dando a conocer Casinos, sus peladillas, sus turrones, sus vinos, sus aceites, sus pastas. Quince años de FERIA DEL DULCE ARTESANO, y quince años que lanzamos mensajes positivos, mensajes atractivos y sobre todo mensajes de calidad.

“Casinos, dulce como sus peladillas, sabroso como su turrón”, “Ven a Casinos es el viaje más dulce por la Comunidad Valenciana”; “Casinos: La gloria del cielo, la paladearás en la tierra”.

Y hoy me atrevo a decir, que aunque el olvido sea más veloz que la electricidad, personalmente jamás olvidaré los años de vida que he dado por Casinos, que he luchado por que esta Feria del Dulce llegara a lo más alto, y por encima de todo porque esta feria fuera el magno escaparate que le diera la página más dulce y brillante a nuestra Villa de Casinos.

El año 2000 marca un antes y un después en nuestra historia, ese año es el punto de inicio, después llegaron los años para consolidarse, y ahora estamos en los años para lucirnos. De acuerdo que no son buenos años, de acuerdo que la economía no está en su mejor momento, pero lo que jamás debemos perder de vista es esa apuesta por el futuro, y nuestro futuro inmediato para crecer está en el turismo, en dar a conocer nuestras potencias, en que la Villa de Casinos, sea un referente, y eso lo hemos conseguido porque todos nos conocen por tener las peladillas mas dulces del mundo.

Peladillas que han sido gustadas por Papas, Cardenales, Reyes, Presidentes de Gobierno, Ministros… Peladillas y turrones que han recorrido Europa, África, América, que han “cruzado el charco”, que han llegado hasta Cuba. Peladillas y turrones que son necesarias y precisas allá donde se encuentra una hija o un hijo de Casinos.

Queridos amigos de Casinos, queridos lectores que me seguís, este fin de semana 28, 29 y 30 de noviembre es el fin de semana de la Villa de Casinos, la cita es segura, placentera, real; porque Casinos es el motor que pone en marcha las fiestas Navideñas. Y no nos olvidemos que los dulces de Casinos, son tan buenos que me atrevo a decir que son los mejores.

Gracias a todos los que me acompañaron en aquellos momentos del 2000, sin dejar pasar los años anteriores y posteriores, gracias a los que contra viento y marea apretaron el timón de una Feria que nos hizo diferentes, gracias a todos los que nos habéis acompañado año tras año, y gracias de corazón a todos los que creyeron y difundieron que la VILLA DE CASINOS, es la más dulce del mundo.

Casinos es así, un pueblo pobre con un espíritu muy rico, solo la tenacidad y el buen hacer de todas sus gentes han hecho posible que seamos como somos, diferentes.

¡Ven a Casinos, el mejor sabor llama a tu puerta, lo novedoso te espera, la dulzura de un pueblo te acoge, es el momento de Casinos, es el momento de la realidad de encontrarte con una Feria, que solo en la Villa de Casinos, la podrás descubrir y gozar!

Y esto no lo escribo porque sí, lo escribe quien un día se ilusionó por dar a conocer lo que sus antepasados supieron hacer. Por compartir con todo el mundo la alegría de ser LA VILLA MAS DULCE DEL MUNDO …

Gracias a todos por haberlo hecho tan bien.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *