Celebrando el compromiso demócrata con la igualdad

comunidad-lgbt_655x438

Por Henry Muñoz III. Director de finanzas del Comité Nacional Demócrata (*)

El pasado domingo 27 de septiembre, el Presidente Obama, líder del  Partido Demócrata, reafirmó fuertemente, una vez más, el compromiso demócrata con la diversidad y el liderazgo inclusivo.

Nuestra Gala LGBT logró realizar dos puntos: planteó recursos importantes para el partido Demócrata, y atrajo algunas de las estrellas más brillantes de nuestro partido. Estos líderes demócratas LGBT celebrarán con nosotros los pasos progresistas que hemos dado en cuanto a los derechos civiles del Partido Demócrata, y nos recuerdan el progreso que todavía se puede hacer y por qué seguimos luchando por la igualdad.

En la presencia de funcionarios electos, líderes empresariales, artistas y activistas de los derechos civiles –incluido Jim Obergefell– el Presidente Obama declaró los principales hitos que han sido alcanzados por la comunidad LGBT durante su Presidencia:

– ¿“No preguntar, no decir”? No existe.

– ¿La igualdad del matrimonio en los cincuenta estados? Hecho.

– ¿Las órdenes ejecutivas que garanticen la seguridad de empleo y vivienda para gays, lesbianas, bisexuales y transexuales estadounidenses? Sí, todo bajo este presidente.

– ¿Estas cosas incluyen la legislación de crímenes de odio que protege a todos los estadounidenses, y lleva el nombre de Matthew Shepard? Uno de los primeros triunfos del presidente para la comunidad LGBT.

Pero el Presidente también dejó claro que hay más trabajo que se tiene que hacer en la marcha hacia la plena igualdad.

Al citar el legendario pionero gay Harvey Milk, el presidente Obama dijo: “’Si una persona gay lo hace, las puertas se abren para todo el mundo’. Pero los que ya hemos cruzado estas puertas, tenemos una obligación única de darnos la vuelta y asegurarnos de que otras personas también puedan pasar a través esas puertas”.

El presidente continuó:  “Tal vez sea la activista trans exigiendo dignidad. Tal vez sea el inmigrante con la esperanza de contribuir o el chico de clase media que lucha para pagar la universidad. Tal vez sea la mujer a quien le negaron la igualdad salarial, el afro-americano a quien le negaron el derecho al voto, el trabajador a quien le negaron un salario digno. Puede ser que estas historias no sean las nuestras, pero seguramente podemos ver nuestras historias en las de ellos. Podemos hacer sus luchas, nuestras”.

Contrasten las palabras del Presidente con las de los candidatos republicanos que aspiran a la presidencia estadounidense. Las diferencias entre los dos partidos no pueden ser más claras. Una de ellas es el partido de la diversidad y la inclusión, y ofrece un compromiso con la justicia social. ¿La otra? Bueno, ofrecen políticas que nos moverían hacia atrás, y no hacia adelante.

Una y otra vez, estos mismos candidatos republicanos que juegan con una base primaria cada vez más pequeña, hablan con entusiasmo de afirmaciones ofensivas y observaciones que no solo denigran e insultan a las comunidades LGBT, inmigrantes, mujeres y afroamericanas, entre otras, sino también buscan retroceder la igualdad ya ganada.

Que no nos equivoquemos: bajo una administración republicana, no solo se detendrá el progreso  para la comunidad LGBT, los latinos, y otros, sino también vamos a perder terreno reñido, pero también tratarán de derogar la igualdad del matrimonio, pondrán a nuestros soldados abiertamente LGBT de nuevo en la desigualdad, y promulgarán las llamadas leyes de “libertad religiosa” discriminatorias que permitirían a las empresas y al gobierno discriminar contra sus trabajadores LGBT, y contra otras personas con quienes también están en desacuerdo. ¿Y una reforma migratoria justa y compasiva? Olvídalo.

Para los estadounidenses LGBT como yo –y para los latinos–, las apuestas en los próximos catorce meses no podrían ser más grandes ya que el proceso político y el país se ponen a trabajar para elegir un nuevo líder. Es absolutamente esencial que el próximo presidente se comprometa a promover la igualdad LGBT y a construir sobre el registro estelar del presidente Obama en esta área. Y yo estoy comprometido a asegurarme de que nosotros, como un partido y como país seguiremos. Espero que se unan a mí.

(*) Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de ONDA3 NOTICIAS o la de su línea editorial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *