Connect
To Top

Ciática: un dolor infernal

 

Desde los síntomas, pasando por las causas y hasta su tratamiento, descubrid las cuestiones básicas sobre la ciática.

Ciática: un dolor infernal

El dolor parece iniciarse en la nalga, luego se extiende hacia el muslo, la pierna y acaba en el pie. Por último, una rigidez de la columna puede empujar a la pobre víctima a inclinarse hacia delante. A veces, el dolor no sobrepasa la rodilla y el factor desencadenante de la crisis no es siempre identificable. El dolor aumenta con los esfuerzos, la tos o los estornudos. Las presiones y fuerzas de flexión culminan en la parte baja de la columna vertebral. Estos son los síntomas de la ciática o lumbociática.

De este modo, los nervios que se ven más afectados son los de la quinta vértebra lumbar y de la primera vértebra sacra. Forman el nervio ciático que desciende a lo largo de la pierna hasta llegar al pie. La afectación del nervio ciático es lo que origina estos dolores infernales.Este dolor sigue un trayecto muy determinado en función de si se trata de la quina vértebra lumbar o de la primera vértebra sacra la que se ve afectada:

  • Lumbociática L5: el dolor lumbar se prolonga en la cara externa del muslo y pierna, cruza el dorso del pie y alcanza el dedo gordo.

  • Lumbociática S1: el dolor lumbar se extiende por la nalga, la cara posterior del muslo y la pierna, pasa por la planta del pie y llega al dedo pequeño.

De este modo, la ciática puede originar diversos síntomas: calambres, dolores delante o detrás del muslo, irradiaciones al pie, problemas de sensibilidad o fuerza muscular… Signos que el paciente debe conocer con precisión para poder describirlos al médico.

Las causas más frecuentes

Las ciáticas pueden originarse por diversos motivos:

  • En el caso de una persona joven, una hernia discal constituye la causa principal. Se trata de una alteración del disco lumbar entre dos vértebras. Esta rotura del cartílago comportará la compresión de las raíces nerviosas.

  • En individuos mayores de 50 años, la ciática puede deberse a un canal lumbar estrecho, derivado del confinamiento de terminaciones nerviosas en un espacio demasiado pequeño.

Con menor frecuencia, las causas pueden deberse a:

  • Una espondilolistesis, que es el deslizamiento de una vértebra en relación a la vértebra situada justo por debajo.

  • Un origen tumoral o infeccioso.

Tratamiento de la ciática

En ocho o nueve veces de cada diez, la ciática se cura de forma espontánea al cabo de 6 u 8 semanas. De este modo, hasta que el tratamiento médico reumatológico no parece insuficiente (calmantes para el dolor, antiinflamatorios, infiltraciones…), no se plantea la cirugía. Sólo algunos síntomas deben llevarnos a consultar sin demora: problemas urinarios o principio de parálisis del pie, por ejemplo. Para saber más sobre el tratamiento, descubrid nuestros artículos “Las ciáticas y su tratamiento” y “¿Para qué tipo de ciáticas se reserva la cirugía?”.

Además de estos tratamientos, disponemos del cinturón lumbar. Permite disminuir la presión sobre el disco afectado y evita los micromovimientos del raquis, que agrandan la hernia y aumentan la compresión en la vértebra. Las infiltraciones sirven para instilar una cantidad muy pequeña de cortisona en el contacto de la vértebra afectada por la hernia discal.

Las recidivas son aleatorias. Dos discos vertebrales y cuatro raíces nerviosas lumbares pueden, en una vía entera, provocar una ciática. Sin embargo, la calidad de curación de la primera ciática asociada a la prevención disminuye el riesgo. Por último, el reposo estricto viene determinado por la intensidad del dolor. No obstante, un reposo sistemático demasiado prolongado también se considera nefasto, especialmente a causa de la relajación de la cintura abdominal.

Lo mas aconsejable, es acudir a un Fisioterapeuta, como los de la Clínica de Fisioterapia y Quiromasaje Giner de Novelda (Alicante). Son unos grandes especialistas en el tratamiento de las dolencias que tienen que ver con los huesos o el sistema nervioso entre otros muchos, además de unos profesionales que les atenderán de forma impecable reservando una cita en el teléfono 96 560 45 32. También disponen servicio de 24 h. en Fisioterapia y/o a domicilio llamando al 667 074 996. Para más información pueden visitar su página web en www.fisioquiroginer.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Más Actual