Compartir no sólo es solidaridad, también es “innovación económica

Parece que los antiguos modelos han entrado en crisis y no funcionan, o les queda poco tiempo de vida. Estamos en el escenario perfecto para dar salida al nuevas iniciativas de innovación y emprendimiento social.

Mucha gente ve este momento con pesimismo o incredulidad, pero nosotros pensamos que es una oportunidad única para empezar a creer que otra realidad sí es posible y diseñar juntos una nueva forma de hacer las cosas.

“No existe una mejor prueba del progreso de una civilización que la del progreso de la cooperación.” John Stuart Mill

En un mundo en el que parecen primar los intereses individuales también hay espacio para una nueva forma de hacer las cosas. La economía de la colaboración y el consumo colaborativo cobran fuerza y cada vez más empresas y consumidores lo tienen en cuenta.

Compartir objetos pero también tiempo y conocimiento. Dos cabezas piensan más que una, sin embargo, el ser humano tradicionalmente ha preferido rodearse de personas de una forma de pensar semejante a la suya a la hora poner en práctica sus iniciativas: los equipos de gobierno de los países o los consejos de administración de las empresas son un claro ejemplo de ello. Sin embargo, está demostrado que la auténtica fuerza de un grupo la genera las diferencias y diversidad que hay entre sus miembros. La igualdad genera unión pero no fuerza. Genera inmovilización, no cambio.

“La fuerza reside en las diferencias, no en las similitudes.” Stephen Covey

Pero ¿cómo podemos convertir la solidaridad en “innovación económica? Ayúdanos a crear juntos un nuevo modelo. Diseñemos juntos un nuevo modelo social.

ESMASACTUAL|Manuel J. Ibáñez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *