Consejos sobre la “epidemia silenciosa”

Hoy se celebra el Día Mundial de la Osteoporosis con el lema «Para en la primera. Que tu fractura sea la última». Se calcula que en España una de cada tres mujeres y uno de cada cinco hombres mayores de 50 años sufrirán algún tipo de fractura por fragilidad ósea.

La conocida como la «epidemia silenciosa» del siglo XXI, la osteoporosis afecta a más de 3,5 millones en España. Su diagnóstico a tiempo es esencial para evitar la aparición de complicaciones más graves.

1. ¿Qué es?
Osteoporosis literalmente, significa «hueso poroso». Es una enfermedad caracterizada por una disminución en la resistencia ósea que viene condicionada por la densidad y calidad de los huesos. A medida que los huesos se vuelven más porosos y frágiles, el riesgo de fractura aumenta considerablemente.

2. ¿Cuál es su prevalencia?
La osteoporosis afecta a más de 75 millones de personas en Europa, EE.UU. y Japón y causa 2.300.000 fracturas en Europa y los EE.UU. Aproximadamente un 20-25% de las mujeres mayores de 50 años tienen una o más fractura vertebral. En España, afecta aproximadamente a 3.500.000 personas (2,5 millones de mujeres y 800.000 varones) y 100.000 fracturas al año son consideradas osteoporóticas. En la población femenina española un 35% de las mujeres mayores de 50 años y hasta un 52% de las mujeres de más de 70 años tienen una densidad mineral ósea que cumple los criterios de osteoporosis según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

3. ¿Cómo se desarrolla la osteoporosis?
Los huesos son materia viva y dinámica. Conforme avanza la vida el tejido óseo es reemplazado por tejido nuevo. El momento crítico de la formación de los huesos es durante la infancia y la adolescencia, cuando los huesos crecen y se hacen más densos. Alrededor de los 20-25 años se completa el proceso de crecimiento de los huesos y se alcanza el máximo pico de masa ósea. A medida que envejecemos la tasa de resorción ósea es mayor que la tasa de formación ósea y consecuentemente se produce una pérdida ósea. En las mujeres la tasa de pérdida de tejido óseo aumenta significativamente tras la menopausia, y por esta razón, las mujeres son más proclives a sufrir osteoporosis.

4. ¿Cuáles son los factores de riesgo?
La presencia de factores de riesgo no significa que se vaya a desarrollar osteoporosis, sin embargo, a mayor número de factores de riesgo, mayor es la posibilidad de padecer osteoporosis. Se pueden dividir en:

– Factores genéticos:
Sexo femenino.
Edad avanzada.
Antecedentes personales de fractura.
Antecedentes familiares de osteoporosis.

– Factores relacionados con el estilo de vida:
Ingesta inadecuada de calcio en la dieta.
Deficiencia de vitamina D (falta de exposición al sol).
Tabaquismo y alcohol.
Vida sedentaria o falta de actividad física.

– Otros factores:
Cifosis (aparición de joroba).
Menopausia temprana (<45 años). Niveles bajos de testosterona en el hombre. Trastornos de la alimentación (anorexia nerviosa). Peso corporal bajo (índice de masa corporal <19). Tratamiento con corticoides. Artritis reumatoide. 5. Síntomas La pérdida ósea es gradual y no produce dolor. Esto implica la ausencia de síntomas que indiquen que la persona está desarrollando osteoporosis. Por ello, la osteoporosis se conoce como la «enfermedad silenciosa». El primer síntoma de la osteoporosis suele ser la fractura. Aunque las fracturas por osteoporosis más comunes se producen en la columna vertebral, la muñeca o la cadera, este tipo de fractura también puede ocurrir en otros huesos. Mientras que las fracturas de muñeca o cadera son obvias, las fracturas vertebrales pueden ser más difíciles de diagnosticar ya que suelen ser indoloras o se asocian con otras causas. Los signos más evidentes de fractura de vértebras son pérdida de altura y la aparición de joroba. 6. ¿Cómo se diagnostica? Los hombres y las mujeres mayores de 60 años presentan mayor riesgo de osteoporosis que los jóvenes. Se diagnóstico mediante la medición de la densidad mineral ósea (DMO). Las pruebas de son rápidas, fáciles y no invasivas. 7. ¿Qué tratamientos tiene? En la actualidad, existe una serie de opciones terapéuticas que, según se ha demostrado, actúan rápidamente (en el término de un año), preservan la densidad ósea y reducen el riesgo de sufrir fracturas. Es importante que la elección del tratamiento se ajuste a las necesidades médicas y al estilo de vida de cada paciente. 8. ¿Qué medicamentos se pueden usar? Los principales tratamientos actualmente disponibles son: bifosfonatos (alendronato, risendronato, ibandronato y zolendronato), calcitonina, moduladores selectivos del receptor de estrógenos (raloxifeno, baxedoxifeno), ranelato de estroncio, hormona paratiroidea y análogos (teriparatida y PTH 1-84)e inhibidor del ligando del RANK (denosumab). El tratamiento siempre debe acompañarse de suplementos de calcio y vitamina D, a fin de garantizar la ingesta adecuada y asegurar la máxima eficacia del tratamiento farmacológico. La ingesta de cantidades suficientes de calcio, vitamina D y proteínas no solo ayuda a prevenir la osteoporosis, sino que también contribuye a preservar la densidad ósea y la función muscular en pacientes con diagnóstico de osteoporosis. 9. ¿Se deben hacer cambios en el estilo de vida? Junto con el tratamiento farmacológico, los programas de ejercicio físico y la educación nutricional tienen un importante papel en la prevención y tratamiento de la osteoporosis. El apoyo psicológico y emocional también es importante. 10. ¿Qué coste tiene la osteoporosis? Las fracturas osteoporóticas conllevan un importante deterioro de la calidad de vida e incapacidad funcional generando un gran coste económico y social. En el año 2000 se registraron en Europa 3,79 millones de fracturas osteoporóticas con un coste directo total de 31.700 millones de euros y se prevé que esta cifra se incremente en 2050 hasta 76.700 millones de euros debido al envejecimiento de la población. En Europa, la discapacidad originada por la osteoporosis es mayor que en el caso del cáncer (exceptuando el cáncer de pulmón) y es comparable o incluso superior que en las enfermedades crónicas no contagiosas, como la artritis reumatoide, el asma y el fallo cardíaco por hipertensión. En España la osteoporosis genera al año unos costes directos de más de 126 millones de euros y unos costes indirectos de 420 millones. El coste por hospitalización (debido a ingresos y reingresos) representa el gasto más importante que alcanza casi el 80% en la fractura de cadera. «No todo el mundo tiene acceso a los medios diagnósticos públicos» Carmen Sánchez, presidenta de la Asociación Española contra la Osteoporosis (AECOS). 1. Las personas deben saber que no hay que esperar a que se produzca la primera fractura para que se les diagnostique la osteoporosis. Se debe exigir al médico de atención primaria que haga el diagnóstico adecuado y que deriven a la mayor rapidez al especialista. 2. El ejercicio no es malo para las personas con osteoporosis. 3. La rehabilitación y el ejercicio son básicos para las personas con osteoporosis. 4. Se debe tomar la medicación; muchas personas no lo hacen. 5. Es falso que la osteoporosis sea una enfermedad femenina. 6. En España sólo se está diagnosticado el 10% de las personas con osteoporosis. 7. La densitometría ósea es la prueba estándar para el diagnóstico de la osteoporosis. 8. Sin embargo, en España no hay densitómetros públicos en todas las capitales de provincia. Esto que generan una inequidad en el acceso al diagnóstico de la osteoporosis y a los tratamientos. 9. Prevenir la enfermedad es mucho más barato que tratarla. 10. La edad es el único factor de riesgo asociado a la enfermedad no modificable. ESMASACTUAL|Agencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *