Connect
To Top

Córcega: una isla en el infinito

Córcega recibe al viajero con sus playas y pueblos de montaña, su gastronomía, ricas tradiciones…

Casi no hay lugares donde aparcar el coche en la angosta carretera que serpentea montaña arriba hacia Casamaccioli, en el norte de Córcega. El tramo por la Scala di Santa Regina, la “escalera de Santa Reina”, no está exento de peligro. Sin embargo, la quebrada es una de las más bonitas de la isla.

Casamaccioli está en la región de Niolu, una meseta rodeada de montañas. Unos 30 kilómetros lo separan de Corte, la antigua capital corsa y es uno de los pueblos más altos y aislados de la isla.

Pero quien viaje allí un 8 de septiembre no estará solo. La fecha del nacimiento de la Virgen María atrae a miles de personas hasta la fiesta mariana más famosa de Córcega: A Santa di u Niolu. La Virgen María es la patrona de Córcega, que desde 1768 pertenece a Francia.

Cuando llegamos a Casamaccioli, ya hay una intensa actividad en la plaza frente a la iglesia pintada de amarillo. Arranca la procesión. El obispo va al frente seguido de la madonna de madera y varias hermandades. La procesión pasa junto a puestos con especialidades culinarias corsas: el jamón prisutu, el lonzu, una salchicha secada al aire o el calenzana, un queso con aroma picante.

El siguiente destino es Ghisonaccia, en la costa Este, llamada Costa Serena. Allí nos esperan interminables playas de arena y un vaso de Patrimonio, el vino más fino de la isla.

Cuándo viajar: la mejor época son los meses de abril a octubre

Cómo llegar: en avión a Bastia, donde se puede alquilar un coche. También es posible llegar en ferri desde Niza.

Alojamiento: en la isla hay muchos buenos hoteles, resorts y casas de alquiler.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Dolce Vita