Críticas de las potencias a los nuevos asentamientos

Estados Unidos, el Reino Unido y Francia expresaron su rechazo a la decisión de Israel de edificar otras 3000 viviendas en Jerusalén este y Cisjordania, luego del reconocimiento en la ONU de Palestina como Estado observador no miembro. La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, afirmó que esas medidas “retrasan las negociaciones de paz”.

“Tras el anuncio de hoy, déjenme reiterar que este gobierno, como gobiernos anteriores, ha sido muy claro con Israel sobre que estas actividades (la construcción de asentamientos) retrasan las negociaciones de paz”, declaró anoche Clinton en una conferencia en Washington ante algunos ministros israelíes y un día después de que la ONU aceptara a Palestina como Estado observador no miembro. Entre los oyentes de la charla organizada por el Centro Saban para Política de Medio Oriente estaban el titular de Relaciones Exteriores israelí Avigdor Lieberman y el ministro de Defensa Ehud Barak.

“La mejor solución para el punto muerto de Gaza es una paz global entre Israel y todos los palestinos, liderados por su legítimo representante, la Autoridad palestina”, afirmó la jefa de la diplomacia estadounidense, quien también habló sobre el conflicto sirio y el controvertido programa nuclear de Irán.

Por su parte, el canciller británico, William Hague, expresó su preocupación por el plan israelí para construir 3000 viviendas en Cisjordania y Jerusalén Este, y pidió a Israel que reconsidere la decisión. En un comunicado divulgado hoy por el Foreign Office, Hague señaló que estos asentamientos pueden perjudicar un diálogo de paz con los palestinos para resolver el conflicto en Oriente Medio.

“Necesitamos urgentes esfuerzos de las partes y de la comunidad internacional para conseguir un retorno a las conversaciones, y no medidas que lo hagan más difícil”, puntualizó el jefe de la diplomacia británica.

En el mismo sentido se manifestó el ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius, quien calificó de “grave” la decisión de construir nuevos asentamientos y dijo ésta que será un “obstáculo serio para la solución de dos Estados”.

“Hago un llamamiento a las autoridades israelíes para que se abstengan de cualquier decisión en ese sentido y para que manifiesten claramente su voluntad de reanudar las negociaciones”, dijo Fabius.

Francia fue uno de los países de la Unión Europea que el 29 de noviembre votó en la Asamblea General de Naciones Unidas a favor de la concesión a Palestina del estatuto de Estado observador en la organización. Estados Unidos votó en contra, mientras el Reino Unido se abstuvo.

EML|Agencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *