Cuando las historia se cuentan diferente en varias plataformas

unnamed

Por Christian Zarate. Consultor  en Comunicaciones  y Social Media.

Estaba cenando con grupo de amigos en las Fiestas del Barrio de Gracia, Barcelona (15 al 21 de agosto) que conmemoran la Virgen de La Asunción. En un momento de la charla, uno de mis acompañantes comentó “¿Quién se acuerda de la serie de televisión “La casa de la pradera”? Casi todos contestaron afirmativamente.

Esta serie estadounidense de la NBC (en inglés Little House on the Prairie), producida y transmitida por dicha cadena entre 1974 y 1983, se emitió durante casi 10 años en la primera cadena de la Televisión Pública de España y fue un fenómeno mediático en aquel momento. La serie narraba la vida la familia Ingalls que estaba llena de sacrificios y problemas de toda índole: pobreza, sufrimiento, enfermedades, siempre superados por el amor familiar y la amistad. Lo cual justificaría su éxito en la España de la transición democrática.

Desde ese momento, la plática se centró en el mundo de las series de televisión y empezaron a salir nombres como: Los autos locos (en inglés Wacky Races) serie de dibujos animados de la productora estadounidense Hanna-Barbera Productions y emitida por  la cadena de televisión CBS entre el 14 de septiembre de 1968 y el 5 de septiembre de 1970. Los Picapiedra  (en inglés The Flintstones) serie animada de la productora Hanna-Barbera Productions. Estrenada por la cadena ABC el 30 de septiembre de 1960 y fue llevada hasta la pantalla chica hasta el 1 de abril de 1966, con un total de 166 episodios entre especiales y películas. Ya teniendo un par de minutos hablando del tema salió el nombre de los Transformers (conocida como  Generación 1 o G1) en ese momento mis pensamientos volvieron al pasado. Recordé cuando esperaba sentado en la sala de mi casa y se emitía  la serie de dibujos animados en un canal local de El Salvador. Como muchos niños de esa época jugábamos a la serie, discutiendo sobre quienes harían de los Autobots y los Decenticos; para hacernos con todas las fuentes de Energon; para dominar no solo Cybertron sino también el Universo. Pero no era suficientes queríamos más. Y entonces salieron los muñecos de la serie. En mi grupo de amigos teníamos una colección de los personajes y muchas veces hacíamos hasta trueque. Los más búscados eran  Optimus Prime y Megatron.  A través de los años me llegó a las  manos un comic de la serie The Transformers: Headmasters, (1987–1988). La colección se limitaba a 4 números e introducía nuevos personajes; ampliando su extensión narrativa al desarrollar la historia de un grupo de Autobots liderados por Fortress Maximus que huyen de Cybertron en busca de paz pero son perseguidos por los Decepticons liderados por Scorponok. Después llegaron los videos juegos en mi PC y entre ellos estaba Transformers: The Game. Un video juego basado en la película de Transformers (2007). Hoy en día podemos acceder a su página web oficial http://transformers.hasbro.com/ y los podemos seguir en su perfil de Twitter @transformers y su página oficial en Facebook TRANSFORMERS  y en su cuenta de Instagram _transformers_prime_. En fín, podemos seguir generando algún nuevo contenido a la obra, vestirnos como algún personaje, crear alguna parodia del contenido y subirlo al  YouTube. También podemos coleccionar sus figuras, así como crear cuentas ficticias basadas en la serie en redes sociales. Una historia se ha desarrollado y extendido a lo largo de los años por diversos medios, en múltiples lenguajes y lo que es más fascinante, permitiéndonos participar activamente en la misma.

Nos involucramos  inconscientemente como prosumidores. ¿Qué pensarían se les digo que vivimos en  mundo  transmedia sin reconocerlo?, ¿Pensarían que estoy loco?, pero no. En las  clases del postgrado sobre Branded Content & Transmedia Storytelling que he realizado en Barcelona, el Dr. Carlos Scolari explicaba que las Narrativas Transmedia (NT), como concepto, fue introducido originalmente por Henry Jenkins, en un artículo publicado en Technology Review (2003) el cual mencionaba que cada medio hace un aporte a la construcción del mundo narrativo.  Evidentemente, las aportaciones de cada medio y plataforma de comunicación difieren entre sí, pero todas ellas contribuyen a la vida, entendida como desarrollo y transformación de la narración.

Profundicemos un poco más el concepto de NT: Una historia puede ser introducida en un largometraje, expandirse en la televisión, novelas, comics y en los videos juegos. Hacerse tangible en el desarrollo de productos y bienes de consumo relacionados o creados específicamente en la serie. La historia puede permitir diversos fines y una co-creación gracias a la participación activa de sus consumidores y las estrellas que en ella participen. Eso sí, cada plataforma debe ser lo suficientemente autónoma para permitir un consumo autónomo y una entidad propia comunicativa. En definitiva, una obra es transmedia cuando contiene una narración con distintos lenguajes y plataformas;  por ejemplo,  los Transformers que a lo largo del artículo se ha desarrollado cierta parte de su NT.

Otro buen ejemplo de las NT son Los Simpons, que consta de una serie de televisión,  videojuegos, novelas,…. La lista de medios a los que se puede incurrir es tan inmensa. Además de los mencionados podemos encontrar discos, merchandising, página web, un parque de atracciones,   cuentas de personajes en Twitter o Facebook…  Uno  de los últimos desarrollos de la serie ha sido la producción y comercialización de la cerveza Duff la que bebe el mismo homer  y posiblemente ya estará a la venta  en el supermercado de tu barrio.

Un factor muy importante, clave diría yo, de las NT son los seguidores. Su papel en la generan contenido de la obra, en el desarrollo y evolución de la narración son el aspecto más distintivo de esta narrativa en el siglo XXI. Son los encargados de producir contenidos en formas de parodias como; por ejemplo, Dragon Park (de la serie Dragon Ball),  Lego Star Wars (de la película La Guerra de la Galaxia)  o llegar hacer distintos finales de la serie Lost.

Este mundo de las NT nos da la posibilidad de estar más cerca de los nuevos medios y ser parte de las historias que nosotros contamos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *