Cuidado con el consumo de la supuesta horchata natural

horchata-de-chufa

Noticias ONDA3/Canal Salud.- Con la llegada del verano, los refrescos de horchata, son uno de los refrigerantes más solicitados. Pero, ¿cumplen todos los requisitos sanitarios?

La pasteurización, es el mejor sistema para garantizar la calidad de cualquier producto liquido, calificado como láctico, ya sea de origen animal o vegetal. No todos los fabricantes de horchata, pasteurizan el refresco valenciano por excelencia, siendo éste sistema, el que mejor garantiza la calidad del producto. La pasteurización o pasterización, es el proceso térmico realizado en líquidos (generalmente alimentos) con el objetivo de reducir la presencia de agentes patógenos (como por ejemplo ciertas bacterias, protozoos, mohos, levaduras, etc.) que puedan contener.

Uno de los objetivos del tratamiento térmico es una “esterilización parcial” de los alimentos líquidos, alterando lo menos posible su estructura física, sus componentes químicos y sus oligoelmentos. Tras la operación de pasteurización, los productos tratados se enfrían rápidamente y se sellan herméticamente con fines de seguridad alimentaria; por esta razón, es básico en la pasteurización el conocimiento del mecanismo de la transferencia de calor en los alimentos. A diferencia de la esterilización, la pasteurización no destruye totalmente las esporas de los microorganismos, ni elimina todas las células de microorganismos  termofílicos.

Los fabricantes de horchata supuestamente natural, deben ofrecer las máximas normas de calidad en materia sanitaria, ya que son la garantía más importante a la hora de consumir un producto, que se vende masivamente, en los días del estío. No se trata de usar conservantes y aromatizantes, sino se trata de garantizar la pureza total del producto a consumir.

En una investigación abierta por nosotros, hemos sabido que una vez elaborada la horchata, se congela, y cuando se pide una horchata líquida, se procede a la descongelación, sin más garantía sanitaria. Esta práctica, es realizada por conocidos “maestros horchateros”, que se saltan éste proceso de garantizar la calidad del producto, y a los que los servicios de garantía sanitaria, no hacen ni caso, dejando como siempre a criterio del consumidor, algo que debe ser fundamental en la protección de la cadena alimentaria.

Desde nuestro magazine digital, reclamamos medidas urgentes por parte de las autoridades competentes, para garantizar el buen proceso sanitario, evitando la proliferación de puestos de venta de horchatas y derivados, que aparentemente incumplen las mínimas normas sanitarias en materia de protección de la salud de los ciudadanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *