Cultura recupera la cartuja de Vall de Crist de Altura con el objetivo de reconvertirla en un enclave de actividades y centro cultural del Alto Palancia

1000x500-valldecrist-altura

Noticias ONDA3 | Redacción.- El conseller de Educación, Investigación, Cultura y Deporte, Vicent Marzà, ha visitado hoy las obras de reconstrucción de la cubierta de la nave de la iglesia de la Nuestra Señora de los Ángeles, perteneciente al conjunto monástico de la cartuja de Vall de Crist en Altura.

En el transcurso de la visita ha estado acompañado por el alcalde de la localidad, Miguel López; el director territorial de Castelló, Robert Roig, y el jefe del servicio territorial de Cultura y Deporte de Castelló, Josep Cristià Linares.

El proyecto cuenta con un presupuesto total de 218.181,82 euros, financiado en su totalidad por la Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte, y permitirá proteger la nave, evitando su deterioro y la pérdida de elementos estructurales y decorativos de gran valor patrimonial.

Esta obra forma parte de una serie de actuaciones que Cultura está llevando a cabo, encaminadas a la recuperación de este enclave con el objetivo de ponerlo en valor y darlo a conocer a los ciudadanos. En concreto, la intervención que se está realizado permitirá recubrir la nave de la iglesia, que se encontraba al aire libre desde los años de la desamortización de Mendizábal de 1835.

El objetivo de estas actuaciones es convertir la cartuja de Vall de Crist en un espacio que permita acoger actividades culturales y transformarlo en un centro de referencia cultural de la comarca del Alto Palancia.

Junto a la de Porta Coeli en Serra y Ara Christi del Puig, conforman las tres únicas cartujas de la Comunitat Valenciana. Además, el claustro de la cartuja de Vall de Crist es uno de los más grandes de toda España que aún se conserva.

Historia de la cartuja

La cartuja de Vall de Crist fue la quinta fundación cartujana de toda la Península, y pasó a ser un lugar muy importante en la historia valenciana, porque fue fundada por el rey Martín el Humano y acogió personajes tan relevantes como Bonifacio Ferrer, Benedicto XIII y san Ignacio de Loyola.

El conjunto patrimonial, fundado a finales del siglo XIV, se encuentra a 1 kilómetro y medio de la población, y constituye la quinta fundación en España de la orden de san Bruno.

De estilo gótico, también contó con transformaciones del neoclásico durante el siglo XVII. A consecuencia de la Guerra de Sucesión, cuajó el primer abandono y la definitiva exclaustración en los tiempos de Isabel II, perjudicándose su estructura y exponiéndose al espolín desde entonces hasta nuestros días, con un estado de abandono total hasta hace tan solo una década.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *