Del FMI a la nueva reforma laboral pasando por Bienvenido Mister Marshall

2474_Foto-Pregonero-murgui1
POR JOSE SALVADOR MURGUI. Cronista Oficial de Casinos. Acádemico de la RACV.
Querido Dámaso:
Te acuerdas de aquella película de 1953 “Bienvenido Mister Marsahall” que nos decía en una bonita canción:

“Americanos, vienen a España gordos y sanos,

viva el tronío de ese gran pueblo con poderío,

olé Virginia, y Michigan y Viva Texas,

que no está mal, os recibimos americanos con alegría,

olé mi madre, olé mi suegra, olé mi tía….

Pues hoy nos ha pasado algo parecido, después de estar cantando victoria de que “lo peor ya ha pasado”, “estamos saliendo de la crisis…”, nos viene un señor con sombrero que cuando lo he visto, me ha venido a la memoria la canción de Mocedades: “Con sombrero de ala ancha, y un clavel en la solapa un don juan se hizo a la mar. Con la tierra a sus espaldas la aventura en su mirada su guitarra y un cantar…” (hoy me siento artista…).

¿Y qué ha venido a decirnos nuestro ilustre invitado? Pues muy sencillo que “el FMI reclama a España con urgencia en ahondar en la reforma laboral y abaratar el despido. Reducir el número de contratos, y simplificar la negociación colectiva, además de reducciones inmediatas en las cotizaciones sociales y una significativa moderación salarial”. Así de sencillo. Y creo que solo se puede añadir PUNTO FINAL.

Ayer era tristeza, hoy decepción, mañana resignación y próximamente será LIQUIDACIÓN. Liquidación tal y como está Valencia: “Se vende”, “Se traspasa” “Liquidación por cierre”.

Ya no pasa como antaño que Manolo Escobar cantaba:

“Me ofrecen correr el mundo entro, honores y dinero, y amores de verdad.

Y a cambio me piden un y yo me muero, muero por no poderlo dar.

Porque estuve viviendo la vida, y no supe engañar ni fingir,

Y a la gente que amor me pedía, les dije yo así:

Ni se compra ni se vende el cariño verdadero, no hay en el mundo dinero,

Para comprar los quereres. ¡El cariño verdadero,

el cariño verdadero, ni se compra, ni se vende!”

Permitidme que lamentando las políticas del BCE como las bajadas de tipos, la caída de la prima de riesgo y la escasa financiación de las Pymes, nos estemos quedando como el cariño verdadero que ni se compra ni se vende.

Acabo apelando a la esperanza. Esperanza en los Sindicatos, esperanza en los que nos gobiernan, esperanza en el pueblo trabajador, y sobre todo, esperanza en que no nos falte la comida… hemos tenido durante algunos años las ayudas de Europa… hoy más que nunca el pueblo español urge resucitar de ésta angustia vital, que jamás se quitará de encima con una nueva reforma laboral y una merma salarial.

Dámaso quizás sea la hora de aplicar la magna doctrina, la locución latina peyorativa creada en el Siglo I por el poeta latino Juvenal, en su Sátira X, y de uso actual que describe la práctica de un gobierno que, para mantener en paz y tranquilidad al pueblo, u ocultar otros hechos controvertidos, pone en práctica esta frase: “Panem et Circenses” Pan y circo. Demos al pueblo el alimento, porque el entretenimiento o circo (y de baja calidad), cada momento se adueña de todos nosotros.

Y brindemos por la esperanza. Somos ricos por el sol, por la naturaleza, por nuestro trabajo, nuestro ingenio, nuestro saber hacer, y de ésta solo salimos con amor y trabajando. ¡Manos a la obra!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *