Disfruta del ecoturismo con la Ruta del Pacífico Panameño

Especies endémicas, colinas volcánicas o reservas naturales y marinas. La ruta del Pacífico Panameño es una oportunidad para acercarse a la naturaleza más salvaje y, así, concienciarse de la importancia de cuidar el medio ambiente. Además, los viajeros y viajeras podrán entrar en contacto con comunidades indígenas de la zona, que ayudan a conservar la tradición y la cultura panameñas.

La ruta de la Fundación Banesto comienza en el Valle de Antón, conocido con el nombre del “valle de la eterna primavera”. Se eleva a 600 metros sobre el nivel del mar y algunos geólogos consideran que es el cráter o la caldera de un volcán. Es posible encontrar especies endémicas muy curiosas, como la rana dorada o el árbol cuadrado y cuenta con impresionantes caídas de agua. Los visitantes podrán visitar el mercado artesanal donde los habitantes de la zona venden vegetales, plantas o productos que ellos mismos fabrican como muebles o cerámicas.

El siguiente destino es Parita, donde las personas que realizan la ruta tendrán la oportunidad de conocer de primera mano la labor realizada por la Fundación del Distrito, que celebra su día el 18 de agosto con un desfile cívico. En esta localidad, también se visitarán dos talleres artesanales que permitirán tener un conocimiento más profundo de la cultura y tradiciones panameñas.

Otro de los destinos de la ruta es Pedasi, que en los últimos años se ha convertido en un referente turístico del país debido a su tranquilidad y sus playas. Los viajeros y viajeras podrán alojarse en el Hostal Doña María, que trabaja para conseguir acuerdos para proteger los árboles de la zona. Además, colabora con los Amigos de Pedasi para distribuir en la comarca tanques de basura y limpiar las playas.

A continuación, el viaje se traslada a Isla Iguana. Es una reserva natural que cuenta con un arrecife de coral de 16 hectáreas y en ella viven aproximadamente 542 especies de peces. En esta isla, será posible practicar buceo y avistamiento de ballenas. Isla Cañas es el sitio más importante de anidación de tortugas marinas en Panamá donde los visitantes tendrán la oportunidad de observar el desove de las tortugas.

Otra de las protagonistas de esta ruta es Isla Coiba. Todas las personas interesadas podrán disfrutar de la fauna marina haciendo snorkel. Allí, es posible encontrar delfines, pequeños tiburones, mantas o peces globo. El Parque Nacional Coiba está considerado como uno de los parques naturales marinos más grandes del mundo y es una de las rutas naturales más importantes del país.

A continuación, los viajeros y viajeras se desplazarán a Cala Mia, donde tendrán la oportunidad de alojarse en el hotel homónimo. Aquí, utilizan productos orgánicos producidos en la finca. Además, este establecimiento promueve programas para ayudar a las comunidades indígenas y poblaciones que cuentan con escasos recursos. En Cerro Punta, se alojarán en Los Quetzales Eco-Lodge, que dedica parte de su actividad a la conservación medioambiental.

Otro de los puntos esenciales de la ruta es el Parque Nacional Volcán Barú, que se encuentra junto al Parque Internacional La Amistad. Será posible conocer a la Comunidad Ngobe, que lucha por los diferentes problemas que sufre la población. Las mujeres ngobe elaboran, entre su artesanía tradicional, elementos que les sirven para sus vestimentas y para la venta.

La pequeña localidad de Boquete se encuentra situada en la ladera del volcán. Esta zona es famosa por la producción de café. Este sitio también es conocido porque permite realizar observación de aves. Una de las más famosas es el Quetzal, el ave nacional de Guatemala, que se ha extinguido prácticamente en la zona pero ha encontrado refugio en esta área.

Los viajeros y viajeras se despedirán de Panamá alojándose en otros dos establecimientos ecológicos. La dueña del Hotel Panamonte Inn & Spa es una de las primeras empresarias del país. Este establecimiento realiza programas de apoyo a la comunidad local. Por último, Finca Lérida es un destino idóneo para avistar aves y para disfrutar y acercarse a la riqueza de la fauna y flora de la zona.

ESMASACTUAL/Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *