El ayuntamiento bajará a la calzada los 90 kilómetros nuevos de carril bici en la ciudad

DOCU_LP
El plan de movilidad de Valencia ya es una realidad tras su aprobación en el último pleno municipal del año. Ahora empieza el proceso de aplicación de las diferentes medidas contempladas y que afectarán principalmente a cuatro focos: peatones, bicicletas, transporte urbano y vehículo privado.

Entre las medidas, según anunció ayer el concejal de Circulación y Transportes, Alberto Mendoza, figuran aumentar en 90 kilómetros más el carril bici existente en la ciudad y «no todos irán por la acera, sino que serán carriles segregados y protegidos», avanzó. Cuando no pueda ser así, se harán en aceras anchas.

Las novedades para los ciclistas llegarán también en forma de ampliación de plazas para aparcamineto y la intensificación de las medidas de seguridad contra el robo de las bicicletas. Además, según detalló el edil, «se está trabajando en la intermodalidad». Eso sí, de forma que no afecte a los usuarios de Valenbisi y que garantice la movilidad de los numerosos aficionados a las dos ruedas que hay en la ciudad. Hasta un 17% han aumentado los usuarios desde 2009, lo que ha convertido a Valencia en la cuarta ciudad europea por número de personas que se desplazan en bicicleta, por detrás de Amsterdam, París y Barcelona.

Eso por lo que respecta a los ciclistas. Para los peatones (el 48,2% de los desplazamientos que se realizan en la ciudad se hacen a pie) se potenciarán los itinerarios peatoneales, se ampliarán las aceras, se mejorarán los accesos al centro y se implantarán caminos escolares.

En el caso del transporte público, Mendoza recordó que el plan prioriza la circulación de los autobuses de la EMT, un aspecto en el que el portavoz de Compromís, Joan Ribó, recordó que su grupo ha reclamado en varias ocasiones la priorización semafórica. También se mencionó la intención de ampliar las zonas 30 a otros barrios de la ciudad; todo en función de la dotación presupuestaria.

Precisamente la extensión de la zona 30 fue uno de los puntos que llevó a Esquerra Unida a votar en contra del plan de movilidad, ya que para Amadeu Sanchis «el conjunto de la ciudad debería tener una velocidad limitada a 30 kilómetros por hora a excepción de algunas vías y rondas que puedan justificar un aumento de la misma.

ES+ACTUAL|Redaccion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *