El Ayuntamiento de Ribó crea el Gabinete de Normalización Lingüística

El concejal delegado del área de Gobierno Interior del Ayuntamiento, Sergi Campillo, ha anunciado esta mañana la puesta en marcha “inminente” del nuevo Gabinete de Normalización Lingüística del Ayuntamiento de Valencia, en cumplimiento de la normativa vigente.

Casi dos décadas después de que el Pleno Municipal aprobara por unanimidad el “Reglamento municipal sobre uso y normalización del valenciano en el municipio de Valencia”, el Equipo de Gobierno hace realidad uno de sus supuestos, la creación del Gabinete de Normalización Lingüística, previsto en el artículo 11 de dicha norma.

0910.Normalització lingüística (2)

Así lo ha anunciado esta mañana el concejal Sergi Campillo, que ha afirmado que el nuevo instrumento se constituye “por cumplimiento de la ley, y por convencimiento del Equipo de Gobierno”. Tal como establece el reglamento, el nuevo servicio será un soporte técnico que asumirá las funciones de proponer acciones de sensibilización en lo concerniente al uso del valenciano en todos los ámbitos de la vida ciudadana y, especialmente, en el ámbito interno de la Administración Municipal; llevar a cabo análisis y seguimientos sociolingüísticos; realizar un servicio público interno de asesoramiento lingüístico; ejercer la dirección de los cursos municipales de valenciano; y dinamizar el uso de la lengua propia, entre otras funciones que le sean encomendadas dentro de su ámbito de actuación.

De la misma manera, el Gabinete Municipal hará también las funciones de asesoramiento, animación y traducción, para los ciudadanos y ciudadanas que lo requieran, así como fomentará el uso del valenciano en las actividades profesionales, mercantiles, laborales, sindicales, políticas, recreativas, artísticas y asociativas, tal y como contempla el Reglamento.

El concejal Campillo ha recordado el derecho que tiene toda la ciudadanía a comunicarse en cualquiera de las dos lenguas oficiales en igualdad de condiciones, por lo que ha explicado la creación de este nuevo servicio municipal como “una herramienta para la igualdad en la relación de la ciudadanía con la Administración”.

El edil ha lamentado “el nulo interés del anterior Equipo de Gobierno” por aplicar el Reglamento que, tras su aprobación plenaria en 1996, no fue publicado en el BOP (Boletín Oficial de la Provincia) hasta el año 2005, casi 10 años después. “Y además, sin que después haya habido nunca voluntad política de aplicarlo”, ha señalado Campillo, que ha destacado que una ciudad como Valencia, capital de la comunidad autónoma, y con una población de casi 880.000 habitantes “contaba solamente con un traductor para todo el Ayuntamiento”.

Por ello, el Equipo de Gobierno ha dado impulso a la creación de este nuevo Gabinete, que se irá desarrollando de manera progresiva. En primer lugar, se le va a dar rango de Servicio Municipal, como al resto de los servicios municipales, y se va a proceder de inmediato a ampliar el personal con dos nuevos técnicos. Así, el Gabinete arrancará su labor con un jefe de Servicio (que ya prestaba sus servicios como responsable de la Sección de Traductores), los dos nuevos técnicos y una persona de administración que también estaba ya en la sección.

UNA TRANSICIÓN DIALOGADA, TRANQUILA Y COLABORATIVA

Tal como ha explicado Sergi Campillo, la primera labor que se encargará al Gabinete de Normalización será un estudio de la situación actual del uso del valenciano en el Ayuntamiento. Hay que tener en cuenta que el Reglamento aprobado unánimemente por el Pleno Municipal señala que todo el personal del Ayuntamiento procurará usar preferentemente el valenciano en sus comunicaciones orales de trabajo con cualquier funcionario o empleado público, con el resto de administraciones valencianas y en las sesiones de los órganos de gobierno y otros órganos complementarios.

Y respecto al ámbito escrito, todos los acuerdos que adopte el Ayuntamiento de Valencia se redactarán preferentemente en valenciano, así como las actas de las sesiones de Pleno o de cualquier órgano del Ayuntamiento, las convocatorias, órdenes del día, actas y demás escritos, según prevé el mismo Reglamento.

No obstante, Sergi Campillo ha explicado que la aplicación de estos presupuestos se realizará “del modo más tranquilo, positivo y colaborativo”, teniendo muy en cuenta a los sindicatos, como representantes de los empleados públicos, “e implantando las previsiones del reglamento desde el diálogo, progresivamente y de forma no traumática”.

“Se trata de algo muy importante, porque queremos cumplir la legalidad”, ha afirmado el delegado de Gobierno Interior, que ha citado diversos artículos tanto del Reglamento de Uso como del Estatuto de Autonomía y la Llei d’Ús i Ensenyament de Valencià que sustentan la obligación y responsabilidad de la Administración en el impulso de la lengua autóctona. En este sentido, ha recordado que España firmó en el año 2001 la Carta Europea de Lenguas Minoritarias, y ha anunciado la próxima rúbrica por parte del Ayuntamiento de Valencia del convenio de colaboración con la Acadèmia Valenciana de la Llengua, AVL, que diversos municipios ya han firmado en estos años, y cuyo principal objeto es la creación de oficinas de promoción como el nuevo Gabinete impulsado en nuestra ciudad.

“VALENCIA ERA UNA ANOMALÍA DEMOCRÁTICA”

En este sentido, Campillo ha lamentado la inexistencia en el municipio de este tipo de herramientas, y ha asegurado que “Valencia era una anomalía democrática” en este sentido, puesto que muchos municipios valencianos contaban con servicios como el nuevo Gabinete de Normalización Lingüística. “Ahora damos un paso adelante de gigante”, ha añadido, además teniendo en cuenta que se dotará de espacio digno y suficiente al nuevo servicio, ya que hasta ahora estaba “casi escondido”, en palabras del edil.

A preguntas de los periodistas, Sergi Campillo ha expuesto las funciones de la nueva oficina, entre ellas un análisis sociolingüístico de la ciudad, que se realizará con la colaboración de la Oficina Municipal de Estadística.

Asimismo, propondrá la realización de campañas de sensibilización entre la ciudadanía, y garantizará el cumplimiento del reglamento municipal por ejemplo en cuestiones como la señalización de las calles, los topónimos o las indicaciones viarias. A ello se sumarán labores de asesoramiento lingüístico, o la realización de cursos para los trabajadores municipales, entre otros aspectos.

El concejal de Gobierno Interior ha concluido su intervención subrayando el papel “educativo”: “la aprobación de normas tiene también un efecto de hacer visibles muchos aspectos, como en este caso la lengua, impulsarlos, darles categoría de normalidad, y ponerlos en valor”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *