El besamanos fallero será en septiembre por obras en el Capitulet y la Escolanía

El tradicional besamanos que los falleros realizan a la Virgen de los Desamparados para mostrarle su fervor finalmente se trasladará de fechas.
En lugar de celebrarse entre los meses de abril y mayo, tal como ocurrió en el pasado año, se realizará previsiblemente en el mes de septiembre, según confirmó Juan Arturo Devís, presidente de los Seguidores de la Virgen. Cabe destacar que este cambio no afectará al tradicional besamanos popular que se realizará el 23 de mayo en la Basílica y en el que se suelen producirse destacadas colas desde la madrugada.
El principal motivo que ha llevado a mover el calendario del besamanos de las fallas es la imposibilidad de celebrarlo estos días por las obras de reforma en el entorno del templo del Capitulet que no estarán listas posiblemente hasta octubre y también por los trabajos de ampliación de la Escolanía.
«Hace dos años, como comenzaron las reformas en el jardín de la calle Hospital, junto al Capitulet, se tuvo que trasladar este acto a la Escolanía, en la calle Gobernador Viejo, donde se ha venido celebrando hasta el pasado año. Ahora como la Escolanía está también en obras, porque están ampliando el colegio, tampoco se puede hacer aquí», añade Juan Arturo Devís.
Y es que aunque esta capilla no está en obras, sí se ha tenido que habilitar para acoger las aulas de música del centro «y como estos trabajos se prolongarán alrededor de un año más, hay que buscar un nuevo sitio», argumenta. Aunque todavía no se ha cerrado el escenario concreto donde se celebrará el besamanos, están barajando la opción más que probable de que se celebre en la capilla del Hospital General de Valencia.
«Como son varias las jornadas que se necesitan para el besamanos, pensamos que en este espacio el horario de misas fijadas puede ser más flexibles que en otras iglesias», explican los Seguidores de la Virgen.
Cabe destacar que este besamanos comenzará a mediados de septiembre «y se prolongará durante el mes de octubre, puesto que son muchas las comisiones que participan. De hecho, el año pasado se llegaron a realizar 30 turnos», según explica Devís.
El objetivo es que el próximo año el besamos regrese al templo del Capitulet. «Pero primero tendremos que ver si las obras que se han hecho en el jardín de la calle Hospital han resuelto los problemas de humedad que generaban en el templo y si este está en condiciones», añaden.
VLCRADIO | Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *