El CH Canyamelar vence a la Selección Española Junior en el pabellón municipal de El Cabanyal (28-27)

SCF8664

ONDA3.COM | JAVIER FURIO.-  En la tarde de ayer, el Club d’Handbol Canyamelar Valencia disputó un partido amistoso frente a la selección nacional de balonmano Junior en el Pabellón Municipal de El Cabanyal.

El evento contó con la presencia en las gradas del concejal de Deportes, Cristóbal Grau, el Presidente de la Federación Nacional de Balonmano, Francisco Blázquez, el Presidente de la Federación de Balonmano de la Comunidad Valenciana, Arturo Tejedor, y el director de nuestro diario, el que suscribe -no olvidemos que VLC Noticias patrocina al Canyamelar Valencia- así como la directora gerente de la Fundación Deportiva Municipal, Mª Ángeles Vidal.

El partido fue tremendamente competido, con alternativas constantes al frente del luminoso, durante prácticamente todo el partido, que mostró por lo general una velocidad impresionante. Las valencianas, como siempre magníficamente dirigidas por la mítica Susana Pareja, impusieron un ritmo rapidísimo que ni siquiera la juventud de las junior podían seguir en determinadas fases del envite.

La Seleccionadora nacional, Sagrario Santana, aprovechó el encuentro para realizar pruebas y poner sobre la pista de la calle Arcipreste V. Gallart lo trabajado en las sesiones de entrenamiento realizadas desde que el combinado nacional comenzó su concentración en la ciudad de Valencia, el pasado domingo.

La buena noticia por parte de las valencianas venía de parte de Jiménez, nueva incorporación en la primera plantilla del club que preside Manuel Gómez. La nueva jugadora ‘blautaronja’ aportó un plus de saber estar, seguridad y aplomo en las transiciones y ese último pase imposible que permitió -también gracias a las brillantes acciones de estiletes como Sheila, Descalzo y Cañavera, auténticos revulsivos del  conjunto local- alojar el balón en la red rival una vez más que la selección española.

 

El resultado final (28-27 para las ‘blautaronja’), aunque pueda parecer un tópico, es lo de menos. Además de un magnífico espectáculo de balonmano de primerísimo nivel y de un apretadísimo tanteo que invitaba a la siempre sana incertidumbre y tensión deportiva, lo más importante es que el club del Marítim mostró a los representantes del balonmano nacional cómo un proyecto humilde, impulsado desde la más pura base y fundamentado en el trabajo y la constancia, se está haciendo un sitio en el panorama nacional cada día con más fuerza -contando incluso ya con sus primeras seleccionadas para el combinado nacional- llevando el nombre de la ciudad de Valencia y del barrio de El Canyamelar por toda España. Este año debe ser el de la consolidación en la División de Honor del Balonmano Nacional Femenino y quién sabe si algo más… Estas chicas no tienen techo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *