El Ciclo Integral del Agua ejecuta la conecxión de la red de baja presión en el barrio de Zaidia

IMAGEN_1_029964
El Ayuntamiento de Valencia, a través del servicio del Ciclo Integral del Agua, está llevando a cabo el proyecto de integración de la red de agua subterránea, no potable, de los distritos de La Zaidía y Benicalap a la red de abastecimiento de baja presión de la ciudad.

El proyecto supone una inversión de 350.000 euros y permitirá la conexión del pozo situado en el PAI de Benicalap Sur con la red de agua no potable existente en la calle Periodista Llorente, de modo que permita su abastecimiento a la red municipal de baja presión de toda la ciudad, tal y como ha explicado la Concejala delegada del Área de Medio Ambiente, Mª Àngels Ramón-Llin.

Las obras se localizan en el entorno de la avenida Juan XXIII y Peset Aleixandre, en las calles Pedro Cabanes, Río Segre, Doctor Olóriz, San Pancracio, y Periodista Llorente. Dada la envergadura del proyecto y la longitud de las tuberías a instalar, de más de un kilómetro lineal, las obras están siendo ejecutadas en varias fases, a fin de minimizar las molestias a los vecinos y reducir la afección al tráfico.

De este modo, en estos momentos se está procediendo al cruzamiento de las vías del tranvía, entre las calles San Pancracio y Periodista Llorente, junto al Parque de Marxalenes, por donde discurren las vías de la línea T-4, obras que se ejecutan mediante el método de hincado de tubos bajo la plataforma de vías. Este avanzado procedimiento constructivo, basado en la perforación horizontal dirigida sin zanja, permitirá no interferir en el servicio de esta línea ni del tráfico rodado durante las obras, para lo cual se están empleando cilindros hidráulicos, que guiados por sensores, insertan los tubos por debajo de la cimentación de las vías, donde se instalan finalmente las tuberías de agua no potable, de 315 milímetros de diámetro.

La Concejala Mª Àngels Ramón-Llin ha explicado que la red de baja presión tiene como finalidad “emplear el agua que transporta esta red, agua de origen subterráneo y no potable, para usos secundarios, como el riego de parques y jardines municipales, baldeo de calles y fuentes ornamentales, de modo que su uso permite un ahorro de agua destinada a consumo humano”.

Al mimo tiempo, Ramón-Llin ha recordado que “Valencia fue, junto a París, una de las primeras ciudades europeas en disponer, hace más de cien años, de unas redes diferenciadas de agua: una red para agua potable y otra de baja presión, de modo que su uso independiente permite llevar a cabo una gestión eficiente de nuestros recursos hídricos, aspecto en el que la ciudad de Valencia es pionera”.

ESMASACTUAL/Redaccion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *