El Colegio de Niños Huérfanos comienza la plantación de su nuevo huerto y “jardín bíblico”

El Colegio de Niños Huérfanos de San Vicente Ferrer, ubicado en San Antonio de Benagéber, ha comenzado la plantación de zonas verdes en su exterior con un primer árbol en la explanada del centro escolar, en donde se abrirán también un huerto y un “jardín bíblico”, con especies vegetales que aparecen en las Sagradas Escrituras, así como aulas al aire libre.

Así, la primera especie, propia de países iberoamericanos, y denominada “tipuana”, que ha sido cultivada por viveristas valencianos, ha sido plantada en un acto que contó con la presencia de los alumnos del colegio, las clavariesas de San Vicente Ferrer y miembros del Capítulo de Caballeros Jurados de San Vicente Ferrer, promotor de la iniciativa.

La plantación se enmarca dentro de una campaña de donación de árboles para equipar al colegio de zonas verdes, anunciada hace unos meses, y que “está teniendo una respuesta admirable” por parte, fundamentalmente, de las clavariesas de San Vicente, según ha indicado hoy a la agencia AVAN el presidente del Capítulo, José Francisco Ballester-Olmos, ingeniero agrónomo y profesor de paisajismo de la Universidad Politécnica de Valencia.

Ballester- Olmos ha elaborado el proyecto en colaboración con el grupo de paisajismo y jardinería del mismo centro universitario coordinado por el ingeniero paisajista, Diego Olivares.

El primer árbol , que junto a otras siete “tipuanas”, moreras, naranjos amargos, otras especies y flores, se repartirán en una superficie de más de 4.000 metros cuadrados, corresponde a una de las donaciones impulsadas por la clavariesa Piedad García Plata, de la Asociación de la Fiesta de los Niños de la calle de San Vicente, junto al empresario valenciano José Luis Martinavarro.

Tras la incorporación ayer de la primera especie, comenzará en los próximos días la plantación del resto de árboles, “de aquellos que ya han sido donados”, ha añadido. En total, está previsto que sean plantados, por un importe superior a los 7.000 euros, un total de 90, de los cuales una parte ha sido pedida ya a viveristas tras recaudar los correspondientes donativos para poder adquirirlos.

Para la realización del proyecto, el Colegio ha lanzado esta campaña de donaciones, titulada “Apadrina a un árbol”, para que se sumen también empresas o particulares.

El proyecto prevé un equipamiento de arbolado que ocupará una extensión en total de más de 4.000 metros cuadrados y que estará compuesto, además de por la explanada, por un paseo, una zona de huerta para que los alumnos puedan practicar la fruticultura, citricultura y horticultura, un aula al aire libre en forma de ágora o anfiteatro rodeada de árboles y un “jardín bíblico”.

La iniciativa surgió al plantear el Colegio al Capítulo “la necesidad de un equipamiento de arbolado que proveyera de sombra el espacio de juego que tienen los alumnos al aire libre”, ha añadido.

Los árboles que se van a plantar en las zonas verdes serán especies de “rápido crecimiento y que producen sombra como jacarandas, acacias y moreras, entre otras” con el fin de que en septiembre “esté todo listo” y concluyan los trabajos.

ESMASACTUAL/AVAN/Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *