El doctor del área clínica de imagen médica nombrado nuevo académico de la Real Academia Nacional de Medicina

jornada_dosis_huplf_ge

Canal Salud ONDA3 | Redacción.- El doctor Luís Martí-Bonmatí, director del área clínica de imagen médica del Hospital Universitari i Politècnic La Fe de València, ha sido nombrado nuevo académico de número de la Real Academia Nacional de Medicina. Martí – Bonmatí ocupará el sillón 13, de radiología, que permanecía vacante desde el fallecimiento del profesor Vicente Pedraza Muriel, el 25 de febrero de 2014. Este sillón fue creado en 1861 y ha sido ocupado por pioneros en diversos campos relacionados con la medicina, desde la cirugía a la bioquímica, pero por ningún radiólogo hasta la fecha.

En su discurso de ingreso, titulado ‘Biomarcadores de imagen y medicina personalizada. Aportaciones de la radiología al desarrollo de la medicina’, el doctor Martí Bonmatí ha destacado el nuevo papel que le corresponde al radiólogo en la actividad clínica para “asesorar en la elección de la prueba radiológica más efectiva, dirigir procedimientos terapéuticos guiados por la imagen, evaluar la eficacia de los tratamientos y, sobre todo, participar en las reuniones multidisciplinarias para consultar casos concretos, dar opiniones en comités clínicos o para evaluar productos emergentes en el hospital”.

También ha añadido que su reto es que la imagen médica tenga una realidad asentada en lo que hoy conocemos y difundir y divulgar su ciencia dentro de la Real Academia y en todas las instituciones a las que asesora”.

Durante su intervención ha agradecido el desempeño de estas funciones, que “se puede demostrar con la utilización adecuada de la imagen médica y la implantación de la medicina personalizada y sus biomarcadores de imagen, que son imprescindibles para una medicina de calidad”.

Martí-Bonmatí ha recordado que el extraordinario progreso de la radiología está ligado a los avances técnicos, tanto para la obtención de las imágenes como para la interpretación de las mismas. La imagen digital ha permitido identificar biomarcadores, que ofrecen información precisa, y en cada momento, sobre la situación de cada paciente. Sin embargo, la aplicación clínica de un biomarcador exige “una coherencia de concepto, reproductibilidad técnica, exactitud metodológica e idoneidad clínica”.

El grupo que dirige en el Hospital La Fe trabaja en la identificación de biomarcadores y ha participado en el desarrollo de algunos relacionados con la esclerosis múltiple (espesor de la corteza cerebral, densidad neuronal o volúmenes de áreas cerebrales, entre otros), alteraciones cardiacas (espesor miocárdico), óseas (rigidez y fragilidad de la trabécula ósea), pulmonares (cuantificación del enfisema y vascularización pulmonar) y hepáticas.

En la era de la medicina personalizada, los biomarcadores de imagen “representan el esfuerzo científico de la radiología para estudiar las propiedades y el comportamiento de las diferentes lesiones y tejidos”- ha dicho -, de forma que se puedan identificar dianas para atajar la enfermedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *