El estrés en el trabajo provoca enfermedades cardíacas

Si usted sufre estrés laboral, cuide su corazón porque tiene hasta un 23 por ciento más de probabilidades de tener un infarto.

Este mensaje que ya había calado en la población no había conseguido todavía el respaldo científico. Numerosos trabajos de investigación habían intentado encontrar una relación directa entre el estrés y un mayor riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular. Pero, hasta la fecha, los resultados no eran suficientemente sólidos. Ahora un estudio publicado en la revista médica «The Lancet» confirma finalmente ese vínculo tan peligroso. La investigación se ha realizado en siete países europeos con datos de 200.000 personas y estudios publicados y no publicados.

En esta nueva puesta en común se ha estudiado la tensión laboral, la carga de trabajo excesiva, la presión temporal y la libertad para tomar decisiones. Para evaluar el riesgo, se tuvieron en cuenta otros factores que influyen en el riesgo cardiovascular como la edad, el sexo o el estilo de vida de los participantes. La conclusión es que el corazón que más sufre es el de las personas con los trabajos más exigentes y poca libertad para tomar decisiones.

Uno de los autores principales del trabajo, Mika Kivimäki, advierte que disminuir el estrés redundaría en una menor incidencia de enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, cree que esta fórmula tendría un efecto menor que la lucha contra los factores de riesgo clásico (tabaco, sedentarismo o dieta rica en grasa).

En este punto no coincide con otro experto que comenta los resultados de este estudio en «The Lancet». Bo Netterstrom del Hospital Bispebjerg, en Copenhague (Dinamarca) sí cree que la prevención del estrés en el trabajo podría contribuir a controlar la epidemia de infartos e ictus. Netterstrom concluye que «la inseguridad laboral y los factores relacionados con el capital social y las emociones ganarán importancia en el control de las enfermedades en el futuro».

En España el 62% de los trabajadores españoles afirma estar más estresado que el año pasado. Y nuestros directivos son los segundos de Europa con más estrés, solo por detrás de los griegos. Estos datos reflejan los cambios que la crisis y la sobrecarga de trabajo están generando.

EML|RED|JF.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *