El FIB reivindica su espacio en la música internacional

     El Festival de Benicassim (Castellón) comienza hoy con la necesidad de reconstituirse como referencia musical en el panorama internacional, por ello contraataca con una batería de grandes hits, tras un año anterior marcado por la crisis y un descenso de calidad artística que mermó la asistencia al evento.
La cita musical abandona así los trasnochados nombres que encabezaron su último cartel -Kasabian, The Prodigy, entre otros- y sube nuevamente en lanzaderas de la discografía alternativa, como The Strokes, Arctic Monkeys o Arcade Fire, para recuperar la afluencia perdida y sanar su prestigio.

En la edición de 2009, el Festival batió récord de asistencias rozando las 200.000 personas gracias a la actuación de grupos como Oasis. La edición de 2010 puso en duda la calidad musical de un certamen que cuenta con 17 años de historia.

“No todos los años se puede conseguir a los artistas que quieres, porque no están siempre disponibles”, justificó entonces el director del FIB, el promotor inglés Vince Power, quien no obstante consideró que su nueva adquisición seguía gozando de “buena salud”. De momento, una realidad que no se dio el pasado año: los 40.000 abonos con derecho a acampada gratuita se agotaron el pasado mes de mayo, señal que suele anticipar una avalancha de fibers.

Todo preparado para que se inaugure una nueva edición del festival nacional con más repercusión mundial, con la incertidumbre de su calidad musical y las diversas cifras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *