El fuego abrasa nuestra tierra valenciana

Nunca antes se había producido en la Provincia de Valencia, un incendio tan devastador y dantesco. Parece como si nos estamos empeñando en destruir la naturaleza, solo por el mero hecho de que nos ha sido regalada, la hemos recibido de forma gratuita, como decimos en nuestra lengua valenciana: de bades. Llevamos ya demasiados días con ésta destrucción de la naturaleza valenciana en su conjunto, y creo que nos podemos preguntar si existen intereses detrás de una barbarie como la que estamos padeciendo. Hemos tenido la ocasión de que algunos de nuestros fieles lectores, nos hayan hecho llegar imágenes del incendio, y nos han dejado realmente preocupados. No solo estamos destruyendo un importantísimo paraje natural, sino que a la vez, nuestras cosechas también se ven afectadas, a la vez que los animales, no solo de las granjas, sino los que viven libres por el campo. Con acciones como ésta, contribuimos al avance del desierto, ya que al no haber masa forestal, no existe atracción del agua de lluvia, y el vapor de agua, es casi nulo, con lo que las lluvias tardarán más en llegar. También estamos destruyendo una de las actividades importantes para nuestra economía: el turismo, y en especial el de interior. Muchos de nuestros pueblos, pueden sobrevivir, gracias a la práctica del turismo rural. En zonas del interior provincial, dónde antes se vivia bien con la agricultura y la ganaderia, en los momentos de recesión, es el turismo, el que salva las economías productivas familiares, y por tanto la crisis se puede llevar un poco mejor. Si nuestra fuente de ingresos principal en éstos momentos, es mostrar la belleza de los parajes naturales, ofreciendo paz, tranquilidad, descanso, relajación, vida sana y exquisita alimentación, después de ésta catástrofe, ¿que vamos a poder ofertar? Dónde antes habia una bella masa verde, ahora solo hay cenizas, arboles y tierras quemadas, tristeza, pobreza y muerte. ¿Cómo vamos a remontar la crisis económica, si destruimos nuestra principal fuente de riqueza? La agricultura valenciana, herida mortalmente por la inoperancia de los gobernantes de cualquier signo, que fue pionera en europa y el mundo, en exportación de productos agrícolas de alta calidad, se está viendo abocada al abandono de las tierras, esas que han dado de comer a tantas generaciones. ¿Existe solución para una situación como ésta? Mientras el hombre siga destruyendo su entorno natural, no vamos a salir de ésta crisis profunda, en la que nos han ido metiendo, precisamente los especuladores, que creyeron en el malsano ladrillo, solo para enriquecer sus bolsillos, destruyendo huertas, campos y bosques. Nosotros en ésta redacción, seguimos aterrados y sorprendidos, de que los medios para extinguir el fuego, todavía no hayan podido con él. Pero, también nos llama poderosamente la atención, que ningún miembro del gobierno español haya pisado los terrenos que estan quemados. A lo mejor le dan más importancia a otros temas, que a unirse a su pueblo, recorriendo las zonas devastadas y estando junto a los que estan sufriendo. Hay cosas que a los políticos les llenan más, porque la foto es más bonita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *