El Hospital de Elche trata a 13 pacientes mediante una técnica pionera para paliar el dolor lumbar

maxresdefault

Noticias ONDA3 | Canal Salud.- La Unidad de Dolor, perteneciente al Servicio de Anestesiología del Hospital General Universitario de Elche, al frente del cual está la Dra. Ana Pérez, puso en marcha hace un año una técnica pionera en la provincia de Alicante, que hasta ahora sólo se realizaba en el Hospital la Fe de Valencia, el de Manises y en un total de 20 hospitales españoles.

Se trata de la técnica de Epiduroscopia, o Procedimiento Quirúrgico Endoscópico, un proceso mínimamente invasivo de visualización del espacio epidural, duramadre y sus raíces nerviosas que se realiza de forma percutánea para el diagnóstico y tratamiento de pacientes con dolor lumbar crónico con o sin radiculopatía.

Más concretamente se trata de una herramienta diagnóstica y terapéutica para pacientes con lumbalgia y/o radiculopatía que no responden a tratamiento convencional.

El Dr. Manuel Gutiérrez, miembro de la Unidad del Dolor del Hospital General Universitario de Elche explica que “con la epiduroscopia es posible identificar estructuras patológicas tales como zonas inflamadas (flogosis), zonas de neo-vascularización, y fibrosis en el canal epidural de la región lumbo-sacra. Una vez identificadas se procede al tratamiento aprovechando la visión de estas estructuras”.

Balance de actividad

Desde su puesta en marcha, los especialistas ya han llevado un total de 11 intervenciones que, cuando, en breve, finalice el año pasarán a ser 13.

Un total de 7 de los 11 procedimientos se han realizado a pacientes afectos del síndrome de espalda fallida de muy mal pronóstico y otros 2 a pacientes afectos de síndrome de estenosis de canal lumbar, también con cuadros muy severos de dolor, que no presentaban mejoría de ningún tipo tras la realización de diversas técnicas. Finalmente, las 2 últimas intervenciones realizadas por los anestesiólogos han sido síndromes postlaminectomia; el procedimiento a estos dos pacientes se llevó a cabo el viernes pasado, y el sábado, cuando los pacientes recibieron el alta, indicaron que les había disminuido su dolor a la mitad, pasando de intenso a leves molestias.

En ese sentido, el Dr. Gutiérrez, encargado de llevar a cabo la técnica concreta, destaca que “la aplicación de la epiduroscopia en los 7 primeros pacientes, ha servido para diagnosticar de forma veraz y a tiempo real la etiología de su dolor al evidenciar grandes lesiones a nivel epidural consistentes en una importante fibrosis postquirúrgica que no se objetivaban tras la realización de Resonancias Magnéticas. Esto ha permitido conseguir un diagnóstico certero que nos sirve para poder ofrecerles un tratamiento más definitivo a su dolor. Este consiste en la implantación de un neuroestimulador epidural, ya implantado a día de hoy en algunos de los pacientes con muy buenos resultados”.

“Por otro lado, los 2 pacientes afectos de síndrome de estenosis de canal lumbar han mejorado de su dolor disminuyendo el consumo de fármacos y una capacidad de movilidad menos reducida”, concluye el especialista.

La epiduroscopia se realiza accediendo al espacio epidural a través del hiato sacro por medio de un introductor, tras lo que se introduce el epiduroscopio que lleva incorporada una fibra óptica que posibilita el poder observar directamente el espacio epidural y sus estructuras adyacentes. Todo el proceso se realiza bajo sedación, que es realizada por un especialista en Anestesiología, ya que es necesaria la colaboración del paciente durante todo el procedimiento.

El perfil del paciente candidato a la técnica es aquel con síndrome de cirugía fallida de columna que no responde a la secuencia de tratamientos habituales (tratamiento farmacológico, epidurales, epidurolisis,?) . En estos casos, su eficacia diagnóstica es indiscutible, ya que permite realizar diagnósticos diferenciales entre distintas etiologías que en muchas ocasiones pasan desapercibidas en los estudios convencionales, como son la resonancia magnética y la tomografía axial computerizada: adherencias-fibrosis, aracnoiditis, radiculitis, tejido fibroinflamatorio, estenosis de canal, etc.

Terapéuticamente este tratamiento permite liberar la fibrosis y adherencias próximas a las raíces nerviosas, así como administrar diferentes fármacos directamente en las zonas afectas (corticoides, anestésicos locales).

Entre las grandes ventajas que presenta la epiduroscopia destaca que evita o retrasa intervenciones quirúrgicas de espalda, así como el implante de neuroestimuladores en este tipo de pacientes. Antes de la introducción de esta técnica a los pacientes se les intentaba repetir las diferentes técnicas que habían fracasado esperando cierta mejoría que normalmente era nula, en otras ocasiones eran sometidos a nuevas intervenciones quirúrgicas de columna con pobres resultados, por lo que a muchos de ellos finalmente se les acababa implantando unos electrodos epidurales junto con un neuroestimulador para intentan combatir el dolor, para lo cual había que derivarlos a otros hospitales de referencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *