El Hospital La Fe lleva a cabo cerca de 90 ensayos clínicos con niños

image_gallery
ES+SALUD.- Aproximadamente el 50 por ciento de los medicamentos que se prescriben no han sido desarrollados para uso pediátrico debido a que la normativa vigente es muy protectora con los niños.

Ante la falta de medicamentos investigados en menores, se adaptan las dosis de los tratamientos que se han ensayado en adultos, aunque los expertos reivindican “la necesidad de hacer ensayos clínicos específicos con pacientes infantiles”, según palabras de la Dra Victoria Castel,directora del grupo de investigación Clínica y Traslacional de Cáncer del Instituto de Investigación Sanitaria La Fe (IIS La Fe).

En los últimos años se ha realizado un esfuerzo en dar solución a este problema y en 2007 un Reglamento del Parlamento Europeo incentivaba a la industria farmacéutica a investigar medicamentos para niños y obligaba a que cualquier nuevo fármaco que tuviera un potencial uso pediátrico debía someterse a un programa de ensayos clínicos que permitiera verificar su eficacia y seguridad en la población infantil. A pesar de todo, estas medidas son todavía insuficientes.

El hospital La Fe es uno de los centros españoles más activo en este campo. Actualmente se encuentran abiertos cerca de 90 ensayos clínicos con niños, en los que se investigan, entre otros, fármacos para alergia pediátrica, infecciones, nuevos tratamientos para la hepatitis B crónica, epilepsia, fibrosis quística o déficit de atención con hiperactividad. En el caso concreto de cáncer pediátrico, en el centro valenciano se llevan a cabo 15 ensayos clínicos.

En esta misma línea, la reciente acreditación del Hospital La Fe por parte del consorcio Innovative Terapies for Children with Cancer (ITCC)como centro coordinador para los ensayos clínicos internacionales de cáncer en niños que se lleven a cabo en España, permitirá impulsar este tipo de investigación y desarrollar nuevos fármacos que permitan reducir la mortalidad como los efectos secundarios a largo plazo.

El ITCC aglutina a los centros europeos líderes en investigación de nuevos fármacos en oncología pediátrica y fue creado en 2003 con el fin de promover la investigación y potenciar los ensayos clínicos.

En los últimos años el consorcio ha creado una red de centros, investigadores académicos, médicos y padres que trabajan para fomentar las sinergias necesarias que permitan impulsar estudios clínicos de nuevos tratamientos, principalmente de aquellos que no son rentables a la industria farmacéutica. Actualmente solo tres hospitales españoles forman parte de esta red: el Hospital La Fe de Valencia, el Hospital Vall d’ Hebrón de Barcelona y el Hospital Infantil Niño Jesús de Madrid.

La selección del hospital La Fe como centro coordinador nacional de la ITCC ha sido posible tras una evaluación muy compleja y supone el reconocimiento de la labor bien hecha a todos los niveles.

En 2010 la Unidad de Oncología Pediátrica de La Fe fue aceptada para formar parte del ITCC, lo que supuso un impulso a la colaboración con centros hospitalarios de toda Europa con experiencia en ensayos clínicos de fase I y II en oncología pediátrica y con laboratorios de investigación especializados en la biología del tumor y en la farmacología de la enfermedad. Asimismo, esta colaboración supuso el acceso a los fármacos más nuevos para tratar a niños con cáncer en Valencia.

“Lo que se pretende es ayudar a la industria para que avance en este tipo de investigaciones, facilitando las estructuras y las redes de trabajo de los grandes centros”, según palabras de la doctora Castel. En este sentido, ha recordado que uno de los principales objetivos del ITCC es promover la cooperación de las universidades y los grandes hospitalespara poder llevar a cabo ensayos con fármacos que no interesan a la industria farmacéutica por su baja rentabilidad y que de otra manera no sería posible llevarlos a cabo.

Actualmente en España se diagnostican alrededor de 1.000 casos nuevos de cáncer en niños al año, según datos de la Asociación Española contra el Cáncer. Asimismo, durante las últimas décadas, los avances en las técnicas diagnósticas y en los tratamientos del cáncer infantil han aumentado de forma espectacular y la supervivencia ha pasado del 15-20% hasta el 70-80%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *