El mejor Lucentum regresa ante el Lagun Aro (79-68)

Intentaron los visitantes sorprender con su quinteto inicial, colocando a Panko de 4, y obligando así a Ivanov a defender cerca de la línea de triple.Esta fue la tónica del ataque donostiarra en todo el choque, tratando de favorecer la mayor envergadura de sus pívots frente a los locales, que pagaron este desequilibrio defensivo con numerosas faltas personales, y no sólo de jugadores interiores sino también de los exteriores. Así pues, los de Sito Alonso tomaron las primeras ventajas en el electrónico (8-13, minuto 5), gracias no sólo a la estrategia antes comentada, sino también a un gran porcentaje en el tiro y a su buena defensa, especalmente cerca de tablero. Los de Vidorreta no se amilanaron, y en tan sólo 2 minutos recortaron la diferencia (16-13), gracias a sendos triples de Llompart y Rautins. Los donostiarras siguieron con su estrategia atacante de poner 4 exteriores en pista, y los intentos locales de contrarrestar estos problemas haciendo primeras y segundas ayudas fueron muy bien aprovechados por el ataque visitante, en especial por Panko y Vidal, con 9 y 7 puntos anotados respectivamente. Al final del primer periodo, el Lagun Aro comandaba el marcador por tan sólo 3 puntos, 20-23.

En el segundo periodo, el técnico local, Txus Vidorreta, puso juntos sobre la cancha a los cañoneros Rautins y Ellis (que volvio a jugar tras lesionarse hace 5 semanas en la Copa del Rey) y lo cierto es que aunque en un primer momento sí despegaron algo a los suyos en la anotación, no surtió el efecto deseado. El equipo donostiarra siguió defendiendo con gran agresividad, y aunque en ataque no destacaban por sus jugadas colectivas sino por tratar de jugar continuamente situaciones de 1×1, lograron seguir con el encuentro igualadísimo, con constantes empates en el electrónico durante los cuarenta minutos de juego; como muestra, el equilibrio relativo que se veía a falta de 1 minuto para el descanso, 33-37. Pese a lo dicho, si los colegiados hubieron penalizado mas rigurosamente a los visitantes, igual el desarrollo del encuentro hubiese sido diferente, especialmente en lo referente a Doblas, un jugador que va mucho más allá del límite en cada acción.

Las defensas de las dos escuadras se imponían a los ataques, haciendo el partido muy duro y exigente. Y es que en cuanto los alicantinos supieron parar a Panko (sólo 2 puntos en este segundo periodo), el marcador se equilibró. Al filo del descanso, y pese a los intentos locales de marcharse con ventaja a los vestuarios, varios tiros fallados por los de Vidorreta dieron una ventaja, exigua pero suficiente, a su rival … aunque todo quedaba por decidir tras el reglamentario paso por vestuarios.

La salida del tercer periodo siguió por los mismos derroteros que los anteriores parciales, con los visitantes jugando con un solo interior (Betts en estos minutos), y tratando de desequilibrar la defensa local con esta estrategia. Pero el Lucentum salió con la lección aprendida, y aunque no siempre resolvió con éxito el problema, sí robo varios balones en estos primeros minutos de juego, logrando contraataques con éxito (48-43, min. 23). La ventaja lucentina, con no ser amplia, ya no cambió de bando, y aunque en varios momentos los de Alonso se acercaron en el electrónico, ya no volvieron a estar por delante en el resto del choque. Aún así, las faltas personales lastraron la defensa local – con 4 estaba el Lucentum en sólo 3 minutos, del 20 al 23 -, algo que no supo aprovechar su rival (53-44, min. 25). El técnico visitante trató de variar el rumbo del choque rotando banquillo, pero los locales subieron su nivel defensivo para seguir por delante en el marcador (53-46, min. 27), dejando sin resultado los cambios rivales. Los últimos minutos de este tercer parcial fueron de color visitante, que aunque cargó de faltas personales a su rival, algo que quizá podría adquirir importancia para el siguiente periodo; de todos modos, la ventaja lucentina seguía siendo evidente (57-51), aunque no definitiva.

El último y definitivo periodo se inició con los visitantes decididos a resolver el choque, y por medio de triples de Panko y Baron lograron empatar el partido a 59 en tan sólo 3 minutos de juego. Los de Vidorreta, espoleados por el público, y de la mano de Barnes volvieron a ponerse el mono de faena, y dos minutos más tarde volvían a comandar el electrónico de nuevo (65-59). El técnico local rotó banquillo para poder seguir defendiendo con agresividad, tratando, además, de jugar ataques largos, una táctica que se vio recompensada con un incremento de su ventaja (71-61, min. 37).

El último tramo del partido puso el corazón en un puño a los espectadores locales, que vieron como los donostiarras dejaban la ventaja alicantina en tan solo 5 puntos (71-66), pero un triple de Stojic al final de la posesión local puso la sentencia definitiva a falta de 90 segundos para acabar el partido, dejando sin resultado los postreros esfuerzos visitantes para lograr levarse la victoria.

En definitiva, una victoria que vale su peso en oro para el Lucentum, ya que además de ser la primera tras cinco derrotas consecutivas, lo es frente al cuarto de la clasificación de la Liga Endesa, al que ya se le había ganado en Donosti en la primera vuelta (68-71), por lo que el average particular cae del lado alicantino.

 

VLCRADIO | Agencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *