El notario de Valencia Manuel-Ángel Rueda Pérez recibe la Cruz de San Raimundo de Peñafort

El Ministerio de Justicia concede esta distinción al notario, ex secretario de la Junta Directiva del Colegio Notarial, con una gran presencia de personalidades públicas en el Salón de la Reina del Colegio Notarial de Valencia

imposicion-cruz-notario-valencia

El Ilustre Colegio Notarial de Valencia ha acogido el viernes pasado el acto de imposición de la Cruz distinguida de 2ª clase de la orden de San Raimundo de Peñafort, al Secretario de la Junta Directiva que fue de este Colegio y notario de Valencia, D. Manuel-Ángel Rueda Pérez, que cuenta con larga y dilatada trayectoria entre la que destaca su puesto de Director de la Comisión de Estudios del Colegio Notarial de Valencia, hoy Instituto Valencia de Estudios Notariales (IVEN), desde 1991 hasta 2009, así como autor, y especialista, de varios artículos sobre Derecho Urbanístico.

Esta distinción, concedida por el Ministerio de Justicia, se impone en premio por los relevantes méritos contraídos por cuantos intervienen en la Administración de Justicia, cuantos hayan contribuido al desarrollo del derecho, al estudio de los Sagrados Cánones y de las Escrituras y a la obra legislativa y de organización del Estado, y al cultivo y aplicación del estudio del Derecho en todas sus ramas, así como los servicios prestados sin nota desfavorable en las actividades jurídicas dependientes del Ministerio.

La ceremonia ha tenido lugar en el salón de la Reina del Colegio Notarial de Valencia y en él han estado presentes un gran número de autoridades, familiares y amigos. El acto ha estado presidido por el Presidente del Consejo General del Notariado, Manuel López Pardiñas, el Decano del Colegio Notarial de Valencia, César Belda Casanova, y el Vicedecano del Colegio Notarial Delfín Martínez Pérez.

El momento más emotivo se ha producido inmediatamente después de que le haya sido impuesta la condecoración, cuando el propio Manuel-Ángel Rueda se ha emocionado al dar las gracias “a compañeros, a los decanos que han promovido la concesión y, sobre todo, a mi familia y a todas las personas que han intervenido en mi formación, especialmente a mi padre, del que he aprendido muchas cosas y una de las personas que más me marcó para dedicarme en cuerpo y alma a esta profesión tan bonita como es el notariado”.

Y es que, la tradición notarial en la familia de Manuel-Ángel Rueda se remonta a varias generaciones, ya que su padre, abuelo y tatarabuelo han sido notarios, éste último anterior incluso a la creación de la ley del notariado en 1862.

Una de las sorpresas de la tarde ha estado marcada por el discurso que su hija Rocío ha hecho ante el asombro de Manuel, al cual ha querido alabar “como padre por inculcarme unos valores que han sido muy valiosos hasta el momento en mi vida”.

Otro de los momentos más especiales del acto se han vivido con las palabras que le ha dedicado su amigo y notario, Salvador Alborch, el cual ha manifestado que este “no es una acto de cortesía, sino de justicia a la fenomenal labor desempeñada por Manuel durante toda su carrera, siendo una persona metódica, inteligente y de sobra preparada para desempeñar la labor de notario.”.

Del mismo modo, el notario médico de Córdoba, José Manuel Rodríguez-Poyo Guerreo también ha querido dedicarle unas palabras. “Es un honor estar en el Colegio Notarial de Valencia en este homenaje a un gran amigo que recibe una condecoración jurídica. Perteneces a la élite de notarios de fuste que se ha forjado en Valencia y estoy muy contento de poder compartir este momento con un gran amigo”.

César Belda fue el encargado de cerrar los parlamentos de una ceremonia que ha estado marcada por la gratitud y amistad de todos los presentes hacia Manuel Ángel Rueda, recordándole que “su labor ha sido discreta y ha servido a todos de referencia, eres nuestro referente y, por eso, te digo que te necesitamos y vamos a seguir necesitándote”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *