El nuevo parking de Velluters reserva plazas para embarazadas

Ha costado dos años en construirse con una inversión que ronda los nueve millones de euros, aunque ayer por la tarde abrió al público el aparcamiento de la calle Hospital, en pleno barrio de Velluters. Con 374 plazas, 114 de ellas destinadas a la venta y alquiler mensual, incluye detalles como cuatro estacionamientos para coches eléctricos y otros tres reservados para embarazadas, los más próximos al ascensor y las escaleras.

Esto último supone una novedad en este tipo de equipamientos en el centro y pretende ofrecer las máximas comodidades a los clientes. Otro detalle es el préstamo de paraguas en la garita de pago manual, que se dejan a cambio de depositar el tique.

La alcaldesa Rita Barberá recorrió parte del parking, que el Ayuntamiento adjudicó a la empresa Pavasal con una concesión de 40 años. Representantes de la firma destacaron los precios competitivos del aparcamiento, que pasan por ser los más baratos del centro histórico, al salir la primera hora a 2,20 euros.

Estará destinado principalmente a rotación (dos plantas y parte de la tercera), mientras que el resto se ofrecen a los residentes desde hace un año a un precio de 25.000 euros. De momento, indicaron las mismas fuentes, se han vendido 48 y todavía quedan nueve disponibles.

La profundidad máxima de la excavación ha llegado a los 13,80 metros por debajo de la cota de la calle, en una planta «difícil» de trabajar, encajonada entre varios edificios, algunos de gran valor patrimonial. Es el caso del Colegio del Arte Mayor de la Seda, en la calle del Hospital, donde aparecieron grietas en una de las paredes atribuidas a la excavación. La fachada lateral del inmueble sigue con vallas que protegen a los peatones de la caída de cascotes. La Generalitat trabaja en un proyecto de rehabilitación, que avanza más lento de lo deseable debido a la falta de financiación.

El nuevo parking se suma a una oferta que se completará con el estacionamiento subterráneo de la plaza Ciudad de Brujas, ahora en construcción por la Conselleria de Infraestructuras, además de otro ya acabado hace años en la plaza Viriato, atascado por problemas burocráticos entre el Ayuntamiento y la Generalitat por la cesión del subsuelo público. A pesar de que ya hubo un acuerdo hace tiempo sobre la titularidad, aún no se ha aprobado la concesión.

ESMASACTUAL/Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *