El Parque Natural del Prat de Cabanes-Torreblanca en Castellón

lagunas
El Prat de Cabanes-Torreblanca es una estrecha franja de terreno de marismas y pantanos formada por depósitos cuaternarios. Este espacio natural está situado en la llanura costera que se extiende entre los términos municipales de Torreblanca y Cabanes.

El paisaje característico del Prat es el propio de una zona húmeda litoral, separada del mar por un cordón cantos rodados.

Entre los valores destacables del Parque Natural la fauna posee gran importancia, ya que se pueden encontrar especies endémicas como la gambeta, el fartet o el samaruc, siendo las aves el grupo faunístico mejor representado. De vital importancia, son las comunidades vegetales, representadas por las de saladar, las propias de cordón dunar, las acuáticas y subacuáticas.

El Pantano del Prat se halla muy reducido con respecto a su extensión primitiva, ya que en el siglo XVIII se realizan las primeras bonificaciones del Prat, mediante la apertura de azarbes y el depósito de la tierra resultante de la excavación sobre los campos a cultivar. Según MADOZ, a mediados del siglo XIX la extensión de la zona era de una legua cuadrada (3.100 Ha.). Entonces comienzan las concesiones para su desecación y en el último tercio del siglo XIX se llevan a cabo varios trabajos tendentes a la misma mediante la apertura del canal perimetral y se inicia la conversión el mismo en arrozales. El cultivo del arroz se abandonó en la década de los años 60 del siglo XX, quedando inculto parte del terreno desecado, mientras que otra se dedicó a horticultura y frutales. Por otra parte, el Prat presenta la turbera mas extensa de las albuferas y lagunas costeras de la Comunidad Valenciana.

canastera

Antonio José Cavanilles nació en Valencia en 1.745. En 1.791 recibió el encargo del Rey Carlos IV de estudiar la flora española. Como resultado de sus viajes por el territorio valenciano, publicó el libro “Observaciones sobre la Historia Natural, Geografía, Agricultura, Población y Frutos del Reyno de Valencia”. A continuación reproducimos un extracto de este libro, por el interés que presenta la brillante descripción del Prat, realizada a finales del siglo XVIII “…El terreno es sumamente arenisco y en partes inculto, principalmente en las inmediaciones al mar; se ven no obstante hermosos viñedos, cuyos largos sarmientos tapizan el suelo… Continúa el cultivo hasta más allá de Torreblanca, en donde empiezan las marjales; son estos terrenos húmedos y baxos, seguidos de otros hacia poniente, que sucesivamente se levantan hasta formar cerros áridos en las cercanías de la villa…; La tierra mas alta, que aquí se llama suertes, se destina como en Pegó a moreras y a trigo; la más baxa, que sin duda estuvo anegada en otros tiempos y lo estaría aún sin la industria de los hombres, se ve cruzada en ángulos rectos por varios azarbes, por donde las aguas corren á otros principales que se dirigen al mar. La tierra que resulta del cieno que produxo la excavación y limpia de azarbes se esparce por los campos, y va engrosando la superficie con repetidos y nuevas mejoras; el color es ceniciento oscuro y casi negro. Los campos mas antiguos son aquí los mejores, porque recibieron mas abono.

Cada día se hacen nuevas conquistas en lo inculto; cada día se multiplican los azarbes, y se aumenta la suma de posesiones útiles. No están aquí desnudas las márgenes de los campos; la vista, el olfato, el gusto experimentan sensaciones deliciosas: Los granados, perales, membrillos y otros árboles sirven de pilares, donde las parras se afianzan para formar murallas de pámpanos y uvas: salen sobre estas los maices, trigos y hortalizas que multiplican los industriosos colonos. La ninfea, varios potamogetos, el mil en rama de arroyos ó bien miriofilo, el llantén aquático y otras plantas nadan en los azarbes: la hermosa ipoméa asaetada, varias campanillas, gencianas y senecios adornan la parte inculta del ribazo.

carrizal

Parece a la verdad un conjunto de deliciosos jardines; pero deben verse de paso y no escogerse por habitación. Los freqüentes estanques que hay en esta costa hasta Oropesa, principalmente los llamados boca de infierno y de Albalat, pueblo destruido del que solamente queda la Iglesia; como también la multitud de aguas, muchas veces sin movimiento, alteran la bondad del ayre, y soplando regularmente del mar se acumula la masa de vapores mefíticos, que producen tercianas y otras enfermedades… Las algarrobas es la principal cosecha, y se regula en 160 arrobas: la del vino es también considerable; pero los marjales son la principal mina de riquezas “.

El Parque Natural del Prat de Cabanes-Torreblanca es el resultado de la colmatación natural de una antigua albufera. Esta albufera se formó hace unos 6.000 años, como consecuencia de la creación de una restinga (barrera), a partir de los aportes de materiales que llevaba al mar el río cuevas. Algunos restos de esta primitiva restinga pueden observarse en las dunas fósiles de Torre de la Sal. Un cambio en las condiciones de alimentación del litoral, produjo posteriormente la actual restinga de cantos rodados que caracteriza el tramo de costa del Parque Natural. La antigua albufera se ha ido colmatando como consecuencia de la acumulación de turba, resultado de la carbonificación de los restos básicamente vegetales de plantas que han vivido y muerto en la zona húmeda. el paso de los años va produciendo una acumulación de turba que alcanza varios metros de espesor, a un ritmo de crecimiento que se calcula entre medio y diez centímetros cada cien años.

El valor de la componente faunística del Parque Natural del Prat de Cabanes-Torreblanca es muy elevado debido a la presencia de especies endémicas como el crustáceo decápodo Palaemonetes zariquieyi, especie típica de humedales litorales con aguas de buena calidad, en la actualidad relegada a las escasa localizaciones donde aún se mantiene esta característica.

IMG_0067-Aster-tripolium

Entre los peces es especialmente destacable la presencia de dos especies de ciprinodóntidos: el samaruc (Valencia hispanica) y el fartet (Aphanius iberus).

El primero es un endemismo ibérico, que presenta en el Prat uno de sus últimos reductos poblacionales en la Comunidad Valenciana. Es una especie en elevadísimo peligro de extinción, por lo que su existencia en el Parque Natural le confiere una especial importancia al mismo. La Generalitat Valenciana cuenta en la actualidad con el Plan de Recuperación del Samaruc, el cual es desarrollado, entre otros lugares, en el Prat de Cabanes-Torreblanca.

El fartet es un endemismo ibero-magrebí, también en franca regresión, aunque su mayor área de distribución así como su capacidad para soportar aguas de mayor salinidad, hacen que su estado sea menos peligroso que el del samaruc. En la Comunidad Valenciana también existe un Plan de Recuperación del Fartet con el cual se trabaja ampliamente en el Parque Natural.

En cuanto a la fauna reptiliana destaca especialmente la presencia del galápago europeo (Emys orbicularis), especie en grave regresión en la Comunidad Valenciana, principalmente en la zona litoral, debido a la degradación de la calidad hídrica que sufren estos ambientes y a la aparición de especies exóticas en el medio natural que suponen el desplazamiento de las especies autóctonas. En el Prat y gracias a la calidad de sus aguas, esta especie mantiene un importante reducto poblacional, aunque es de destacar que en los últimos años la aparición de la Trachemys sp. ha supuesto una competencia por los recursos y el territorio con el galápago europeo. Por este motivo y en pro de la conservación de la comunidad de Emys orbicularis del Parque Natural, el Prat participa en el Proyecto LIFE TRACHEMYS.

01

La avifauna es la fauna más representada en el Parque Natural. En él encontramos las colonias nidificantes más importantes de la Comunidad Valenciana de especies como la canastera (Glareola pratincola), que presenta en el Prat la mayor colonia nidificante de todo el litoral mediterráneo español. La presencia de esta colonia confiere al Parque el carácter de Importancia Internacional según la Convención Ramsar de los Humedales.

También es importante destacar la presencia del carricerín real (Acrocephalus melanopogon) que tiene en el Prat una de sus mejores poblaciones de la península; la presencia y nidificación del aguilucho cenizo (Circus pygargus), cuya colonia en el Parque es la mayor del litoral mediterráneo occidental; y el aguilucho lagunero (Circus aeruginosus), que tiene en el Prat el único punto conocido de nidificación en la Comunidad Valenciana.

Otras especies que nidifican en el espacio protegido son el zampullín chico (Tachybaptus ruficollis), el avetorillo (Ixobrychus minutus), el ánade real (Anas platyrhynchos), el rascón (Rallus aquaticus), la gallineta europea (Gallinula chloropus), la focha (Fulica atra), la cigüeñuela (Himantopus himantopus), el chorlitejo patinegro (Charadrius alexandrinus) y diversos paseriformes palustres, como el carricero común (Acrocephalus scirpaceus), el carricero tordal (Acrocephalus arundinaceus) y la buscarla unicolor (Locustella luscinioides).

02

Entre las especies que encontramos en invierno, principalmente en las balsas creadas por la extracción de turba y en otros lugares inundados, pueden mencionarse anátidas como la cerceta común (Anas crecca), el ánade real (Anas platyrhynchos) el pato colorado (Netta rufina) y el porrón común (Aythya ferina). Otras especies de presencia regular son el zampullín chico (Tachybaptus ruficollis), el somormujo lavanco (Podiceps cristatus), el rascón (Rallus aquaticus), la gallineta europea (Gallinula chloropus) y la agachadiza común (Gallinago gallinago).

Por último, no hay que olvidar el importante papel que juega el Prat en las migraciones de numerosas especies de aves acuáticas y marinas, como lugar de escala para alimentarse y descansar antes de proseguir su viaje. La desaparición de numerosos humedales en toda la costa mediterránea, que acogían a estas especies durante el transcurso de sus migraciones, hace que las localidades que aún restan adquieran una importancia muy elevada.

ESMASACTUAL/Manuel J.Ibáñez Ferriol. FOTOS: J. Furió

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *