El restaurador de la Capilla Sixtina asesorará en la rehabilitación de las pinturas murales de la parroquia de San Nicolás

Visita Colalucci
El director de la última restauración que se llevó a cabo en la Capilla Sixtina del Vaticano, Gianluigi Colalucci, asesorará en los trabajos de rehabilitación de las pinturas murales de la nave central de la parroquia de San Pedro Mártir y San Nicolás Obispo, de Valencia, ubicada en la calle Caballeros, cuyo inicio está previsto para el próximo mes de enero.

El templo, de estructura gótica del siglo XV y decoración barroca del siglo XVII, fue declarado Monumento Histórico Artístico Nacional en 1981 y la restauración abarcará las pinturas al fresco de la nave central, diseñadas por Antonio Palomino y realizadas entre 1694 y 1701 por su discípulo Dionís Vidal, según ha indicado el párroco, Antonio Corbí, a la agencia AVAN. Estas pinturas, que recubrieron las bóvedas góticas, muestran escenas de la vida de San Nicolás de Bari y de San Pedro mártir de Verona, junto con distintas alegorías.

Colalucci ha viajado recientemente a Valencia junto a su esposa, la también restauradora italiana Daniela Bartoletti, para visitar la iglesia en la que se llevará a cabo la restauración.

Precisamente, Colalucci ya colaboró en la revisión de las intervenciones de los frescos de Palomino de la Basílica de la Virgen que bendijo en julio de 2003 el entonces arzobispo de Valencia, monseñor Agustín García-Gasco.

Igualmente, la próxima rehabilitación en San Nicolás incluirá el revestimiento ornamental de su nave central, según Corbí, que ha añadido que tras un estudio previo acometido por el departamento de Conservación y Restauración de la Universidad Politécnica de Valencia, que desarrollará los trabajos, se encuentra a la espera de la licencia de obras del Ayuntamiento.

En marzo de 2013, el Arzobispado de Valencia y la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) firmaron un contrato (I+D+I) para “llevar a cabo los estudios previos” con el fin de constatar el estado de las pinturas murales, estucos y el resto de la decoración ornamental. De esta manera, la investigación ha permitido realizar un “correcto diagnóstico y una propuesta de intervención” para la conservación de las pinturas ante los “graves deterioros” detectados.

La parroquia de San Nicolás continuará abierta al culto mientras duren las obras, que serán financiadas por la Fundación valenciana Hortensia Herrero, entidad que también ha sufragado la rehabilitación de la fachada de la Capilla de la Comunión así como de la fachada neogótica del templo, recayente a la plaza de San Nicolás, sus ventanas y vidrieras.

ESMASACTUAL/AVAN/Redaccion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *