El solar del cuartel sigue abierto pero ya sin charca putrefacta

“He llamado varias veces y no cierran la puerta”, afirma el presidente de la Associació de Veïns i Veïnes de Natzaret, Ramón Arqués, “y es más serio de lo que parece porque desde dentro hay fácil acceso a las propiedades de planta baja de las fincas colindantes”, explica. Y no sólo eso. El solar, aunque ya sin balsa, sigue siendo un foco de insalubridad.

En el interior, una valla divide la totalidad del terreno en dos partes. Una es de propiedad municipal y la otra de titularidad estatal, destinada en principio a futuros usos policiales. Por ambas zonas los gatos campan a sus anchas -se pueden contar más de veinte sin dificultad- minando el espacio con sus excrementos. Además, las moscas inundan una pequeña alquería ubicada a la derecha del solar, en cuyo interior yace el cadáver de un felino en avanzado estado de descomposición.

Pero al menos el Ayuntamiento de Valencia sí ha solventado por el momento el problema que le incumbía, el más complejo, el de la charca putrefacta que se formaba al fondo del solar, ahora seca. Según Arqués, el consistorio ha taponado con cemento la pared de donde manaba el agua residual y ha instado a los vecinos de la calle Francisco Falcons nº 14 a que reparen inmediatamente un desperfecto en instalaciones particulares que origina el brote de agua.

El viejo cuartel de la Guardia Civil de Nazaret fue derribado hace tres años tras casi dos décadas de abandono. En busca de un uso para el solar, la Coordinadora de Entidades de Nazaret llevó a cabo el pasado mes de abril un acto en el que reivindicó destinar el espacio a obras sociales para el beneficio directo de la ciudadanía. Antes, el colectivo recogió 1.500 propuestas vecinales para el terreno, entre las que predominaban proyectos como una residencia -con prioridad para los ancianos del barrio-, una guardería pública y un retén policial; ideas que inspiraron la pintura que hoy luce en el muro del solar.

ESMASACTUAL/Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *