El turismo rural aguanta la crisis con un aumento del 40% de plazas desde 2007

 El turismo rural de Castilla y León aguanta hasta el momento la crisis con solvencia, algo que demuestra el aumento del número de establecimientos en un 40,5 por ciento desde que en 2007 comenzó la situación económica adversa, hasta totalizar 3.800 casas rurales, así como un incremento proporcional del 39,4% de las plazas ofertadas, que asciende a 33.687.

Con estas cifras, lo lógico es que las noticias fueran todas positivas si no fuera porque desde el sector critican que este que este ‘boom’ de rehabilitación de viviendas antiguas para convertirlas en placenteras estancias rurales destinadas al turismo viene acompañado de una moderación de la demanda, y no de un crecimiento exponencial, por lo que el grado de ocupación se ha estancado e incluso ha ido a la baja. “Hay un desajuste entre oferta y demanda y muchos alojamientos sin ocupar y sin reservas, porque la demanda prácticamente se ha estancado e incluso bajado desde hace unos dos años”, explicó el presidente de Federación de Asociaciones Castellano y Leonesas de Turismo Rural (Acaltur), Luis Rodríguez.

A su juicio, la oferta de 3.800 establecimientos es “bastante desigual”, algo motivado por el aumento “exponencial tan grande” registrado en estos años. Rodríguez manifestó que hay un porcentaje de alojamientos de Castilla y León que figuran en el círculo de comercialización “y que no se están llenando, o porque no funcionan, o porque han cerrado, o porque tienen una situación precaria, o porque solo abren en algunos momentos del año”.

En este sentido, aunque destacó el liderazgo de Castilla y León en turismo rural, aconsejó “juzgar” estas cifras teniendo en cuenta esos factores, dado que, al contrario que otros sectores, “ha aumentado la oferta mientras no lo ha hecho la demanda, con lo que ello significa que muchas casas están vacías”. Los hoteles, hostales y pensiones, al contrario, sí que han acusado la crisis, tanto en la oferta como en la demanda. En estos casi cuatro años, este subsector del turismo ha visto desaparecer 5.254 plazas, un 8,3% menos, hasta las 69.520, si bien es cierto que los establecimientos han crecido en 94 (un 5,3%), con 1.840 registrados.

Sin embargo, al contrario que a los hoteles, en las casas rurales el número de reservas no solo no ha disminuido, sino que incluso ha aumentado, aunque casi siempre en las mismas, si bien las pernoctaciones “han ido a la baja”. En este sentido, Rodríguez lamentó que en los puentes de 3 y 4 noches, las reservas se quedan en solo dos, “casi nunca es completo”, como se apreció “de forma palpable en Los Santos”. Ante el largo puente de diciembre, en el que el 6 y el 8 son festivos y caen en martes y miércoles, respectivamente, hasta el momento “se están reservando dos ó tres noches como mucho”, y ello tiene repercusiones “importantes”.

En Ávila, por ejemplo, continúan acercándose viajeros de turismo rural porque se han mantenido los precios, pero se han añadido servicios que ya se prestaban, como la inclusión de los desayunos, la oferta de paquetes de actividades junto con el alojamiento o la reducción en el precio de las actividades.

VLCRADIO/Turismo/Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *