El viaje romántico de la música y el cine a Granada

    El 22 de junio de 1955 se estrenaba en sesión privada, en el marco del Festival Internacional de Música y Danza, el documental ‘Viaje romántico a Granada’, del joven director granadino Eugenio Martín y con la música compuesta por el discípulo más aventajado de Manuel de Falla, Ernesto Halffter.
A este elenco se le unió la Orquesta Nacional de España y el solista de guitarra Regino Sainz de la Maza. Lo más granado de aquellas músicas del 27 se unía a la creación cinematográfica de un novel realizador granadino, que acababa de ingresar en el Instituto de Investigaciones y Experiencias Cinematográficas de Madrid. Han pasado 56 años y la cinta fue olvidada de la escena cinematográfica y quedó en las estanterías del director granadino, y tanto la composición de Halffter como el material audiovisual ha sido recuperado por el especialista Leopoldo Neri. Gracias al trabajo de este experto el ‘Viaje romántico a Granada’ regresa en estreno absoluto al Festival, a través de la Orquesta de la Universidad de Granada, con Gabriel Delgado Morán a la dirección y José Luis Morillas a la guitarra solista, a las 20 horas en el salón de actos de la ETS Ingeniería de Caminos.
 
La Generación del 27 vivió un idilio con el joven arte cinematográfico que representaba la modernidad estética y el arte para masas. Ernesto Halffter no fue ajeno a este influjo y fue el miembro más joven del Grupo de los Ocho madrileño en colaborar musicalmente en un proyecto cinematográfico. ‘Viaje romántico a Granada’ surgió durante una conversación que mantuvo el director con Alfonso Gámir bajando un día de Villa Paulina, finca situada junto al desaparecido Hotel Siete Suelos y frente al Hotel Washington Irving. El documental está elaborado a partir de la yuxtaposición narrativa de una serie de grabados de la ciudad de Granada realizados por Doré, Lewis y Girault, entre otros.
En palabras de Neri, «la recuperación del material audiovisual y musical ha permitido obtener la digitalización de la cinta y la publicación de la banda sonora (Piles, 2011) gracias a la inestimable colaboración de Manuel Halffter y Eugenio Martín». Si bien la película destaca por la «técnica modernísima» que se utilizó en su rodaje, consiguiendo «un verdadero mundo viviente» a partir de la «plástica inmóvil» de los grabados, la parte musical es un ejemplo perfecto de simbiosis entre la tradición culta y popular de la música española que Halffter asimiló junto con las herencias musicales de Falla, Stravinsky y Ravel, y que preludian la etapa de madurez compositora del músico madrileño en la década de los sesenta. «’Viaje romántico a Granada’ supone una recreación extraordinaria del exotismo decimonónico de la ciudad andaluza», señaló Neri.
La originalidad de la cinta, según su rescatador, «es que no hay un diálogo, solo una pequeña voz en off que narra con frases cortas pero que nunca interrumpe a la música que en este caso tiene un papel autónomo».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *