Ensems celebra la mesa redonda ¿programar música contemporánea o programar música?

agenda-urbana-ensems-jove-orquestra-y-coro

Noticias ONDA3/Redacción.- Moderada por Jorge García, en esta mesa redonda participan: Marta Espinós pianista, comisaria musical y codirectora artística de “Lo Otro”; Miguel Ángel Marín, director del programa de música de la Fundación Juan March y profesor de musicologia de la Universidad de La Rioja; y Voro García, compositor y director y responsable artístico de la Mostra Sonora de Sueca y del Esemble Espai Sonor.

En el ámbito de la llamada música “clásica”, la programación regular de una sala o la preparación del cartel de un ciclo o un festival exigen cada vez conocimientos más específicos, no ya solamente sobre la música sino también sobre la forma en que las propuestas artísticas pueden convivir y generar el interés de diferentes públicos, o sobre el uso en paralelo de múltiples recursos musicales y paramusicales para atraer a la audiencia y proponer un discurso lo más rico posible.

Asimismo, el programador que elige pasivamente sobre un listado de propuestas está cediendo el paso a otro cada vez más participativo en la concepción misma del producto musical. La tan citada transversalidad juega un papel de importancia creciente cuando el concierto convencional, a la manera ochocentista, parece haber entrado en decadencia por el cambio delas costumbres sociales y la revolución en las formas de consumir cultura.

Todo esto se percibe con mayor radicalidad, también puede ser que con mayor dramatismo -por la desconexión con el público mayoritario- en el ámbito de la música denominada “contemporánea”, la propia definición de la cual está en crisis permanente y está reinventándose desde la ruptura de diferentes fronteras: aquella que la separa de otros géneros musicales; aquella que la separa también de otras artes escénicas o audiovisuales; aquella que distinguía tradicionalmente entre el escenario y el patio de butacas y establecía una rígida arquitectura para la audición; aquella que setraza entre lo real, performativo “en vivo”, y lo digital.

En consecuencia, de lo que se trata es de conseguir que la música que se crea hoy de espaldas a las imposiciones comerciales llegue a un público lo más amplio posible, y que los intermediarios y responsables del hecho de que ese encuentro se produzca dispongan de los mejores instrumentos para hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *