Entra en Facebook Bolivia propina otro golpe a intereses privados españoles en Latinoamérica

El presidente de Bolivia, Evo Morales, nacionalizó el miércoles una empresa transportadora de electricidad de capital español, dos semanas después que el gobierno argentino expropiara YPF a la empresa española Repsol, alegando igualmente la falta de inversiones.

El mandatario boliviano dictó su decreto en horas de la mañana, en un acto en La Paz, en su despacho, para tomar el control del 100% de las acciones que la empresa española Red Eléctrica Internacional, perteneciente a Red Española Corporación, poseía en la firma local Transportadora de Electricidad (TDE).

Luego, en horas de la tarde, en otro acto en el megacampo de gas de Margarita, al sureste del país, el presidente prometió a Repsol que sus inversiones serán respetadas.

En el caso de la nacionalizada TDE, el mandatario boliviano, un indígena de tendencia izquierdista que nacionalizó empresas de petróleo, electricidad y telecomunicaciones, desde que llegó al poder en 2006, ordenó a las Fuerzas Armadas su ocupación.

La orden presidencial se hizo efectiva casi a la hora del anuncio en las oficinas de TDE en la ciudad de Cochabamba, 400 km al este de La Paz.

“El decreto supremo tiene por objeto nacionalizar a favor de la Empresa Nacional de Electrificación (ENDE), en representación del Estado Plurinacional, el paquete accionario que posee la sociedad Red Eléctrica Internacional en la empresa Transportadora de Electricidad” (TDE), afirmó Morales en un acto público en la sede presidencial Palacio Quemado.

La norma agrega que “se nacionaliza la totalidad de las acciones que conforman el paquete accionario que posee la sociedad Red Eléctrica Internacional (REI), debiendo transferirse y registrar a favor del estado plurinacional de Bolivia, bajo titularidad de ENDE”.

El mandatario explicó que la medida obedece a las “bajas inversiones” de la firma privada, que desde su privatización en 1997, invirtió “en promedio cerca de 5 millones de dólares por año”.

El gobierno español afirmó que estudia la decisión pero avanzó que se trata de un caso diferente al de YPF en Argentina.

El gobierno está “recabando información sobre los aspectos técnicos y los aspectos diplomáticos”, afirmaron a la AFP fuentes gubernamentales, que consideraron que “es un caso distinto” de la expropiación hace quince días del 51% de la petrolera YPF, filial argentina de Repsol, por parte de Buenos Aires.

Por su parte, Red Eléctrica se mostró “sorprendida” por la expropiación de su filial y aseguró que “espera alcanzar un acuerdo con el gobierno boliviano para una compensación adecuada”, según medios españoles.

REI es filial del Grupo Red Eléctrica de España y poseía el 99,94% de las acciones en la nacionalizada Transportadora de Electricidad. El resto, 0,06%, está en manos de los trabajadores de la empresa, según se detalla en la página web de TDE (http://www.tde.com.bo).

TDE dijo, según los últimos datos en su página web, de 2005, que tiene un capital bruto de 228 millones de dólares y poseía el 73% de las líneas de transmisión del Sistema Troncal Interconectado en Bolivia.

TDE fue privatizada en 2007, durante el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada, en favor de la española Unión Fenosa, la que en 2002 transfirió su paquete accionario a REI.

Morales, en otro acto horas después en la inauguración de una planta en el megacampo de gas de Margarita, de unos 600 millones de dólares y al sureste del país, prometió a otra empresa española, la petrolera Repsol, que sus inversiones “siempre serán respetadas como socia”.

La promesa de Bolivia se produce mientras la Cámara de Diputados en Argentina debate la expropiación del 51% de la petrolera YPF, que afecta a las acciones de la española Repsol, que perderá el control de la empresa.

La medida provocó roces entre Buenos Aires y Madrid, además generó un enérgico rechazo de Estados Unidos y de la Unión Europea (UE).

Repsol anunció que por sus activos en Argentina reclamará al menos 10.000 millones de dólares y que hará defender sus derechos ante tribunales internacionales.

El gobierno boliviano explicó en La Paz, sobre la nacionalización de TDE, que se hará una evaluación del patrimonio en los próximos 180 días para luego proceder al pago.

El presidente Morales promulgó la medida en medio de protestas de sindicatos obreros en La Paz y varias ciudades de Bolivia en reclamo de un incremento salarial superior al 8%, y de médicos y paramédicos que rechazan un decreto que sube la jornada laboral de 6 a 8 horas.

Morales ya utilizó el Día del Trabajador para nacionalizar empresas: en 2006 tomó control toda la producción de hidrocarburos, lo que afectó entre otras a la española Repsol; en 2008 expropió las acciones de la firma italiana TELECOM de la Empresa Nacional de Telecomunicaciones; en 2009 tomó el control de una subsidiaria de British Petroleum; y en 2010 asumió el mando de una firma minera de la suiza Glencore.

 

VLCRADIO | Agencias | Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *