ENTREVISTAS: Vicente Climent y los últimos días de RTVV

24591636831_8de3222717_o

Entrevistas ONDA3/Manuel J. Ibáñez Ferriol.- Entrevistar a un gran periodista, amigo y colega, es una tarea harto complicada. Pero, me van los retos y hoy tengo el honor de sentarme con Vicente Climent Gisbert, un periodista de raza, con una voz impresionante, cautivadora, y con ese punto de simpatía irónica, que siempre debe tener todo comunicador que se precie. Es el caso de Vicente Climent. He sido uno de sus seguidores y oyente en su larga trayectoria profesional. Creo que a los dos nos cautiva la radio, o mejor dicho: la comunicación.

¿Desde cuando siente Vicente Climent afán por comunicar?

Desde la adolescencia. Con 15 años componía canciones que luego interpretaba en público y más tarde conseguí radiar. Por ahí empezó mi acercamiento a los medios de comunicación. Y allí descubrí que había mucho más que comunicar que mis modestas canciones.

¿Estamos en un buen momento para la comunicación?

Sí y no. Antes por cada indocumentado con acceso a los medios había un puñado de buenos profesionales para neutralizarlos o reconducirlos si fuera el caso. Ahora es al revés. Y no hablo de grandeshermanos y similares, me refiero a locutores y redactores que no saben hablar ni escribir con corrección. No es un buen momento para la comunicación, con la información corriendo gratis por las redes y los medios cerrando o adelgazando en el mejor de los casos por falta de dinero para seguir haciendo buenos productos. Pero también por todo ello, y aunque suene paradójico, sí puede ser un buen momento para nuevas aventuras, serias, rigurosas, y con los pies en la tierra. Animo a quien se lo esté pensando a que lo intente.

yoconbarbaenc7

¿Como es el día a día de Vicente Climent?

Está salpicado de información: o escucho o ayudo a hacer radio, lo mismo con mis colaboraciones para televisión y las entradas para mi blog, La fábrica de rumores. Sigo atentamente las redes sociales y los medios impresos, y maduro nuevos proyectos comunicativos. Y, claro está, cuido de los míos.

¿Son necesarias las radios y televisiones de titularidad pública?

Sí, porque cubren información valiosa que resulta poco rentable en cifras absolutas para los medios privados. La actualidad de los pueblos, por ejemplo. No van a salir en los medios privados como no pase algo grave o tengan algún tipo de Tomatina que celebrar.

¿Como te planteas escribir el libro: Los últimos días de la primera RTVV?

Todo el proceso de ERE y cierre de RTVV (que duró más de un año) fue tan doloroso para los trabajadores que creí necesario explicarle a los valencianos (los que al final pagaban la fiesta) cómo y por qué se llegó a ello. Que no es lo que la gente se cree. Contar al minuto el transcurso de los últimos días de la primera RTVV es algo que aún no se había hecho, y que, negro sobre blanco, supone además un buen manual de crisis y una valiosa lección para los estudiantes de periodismo. Y que lo haga el último jefe de informativos de la radio, el de la apertura, aporta un buen caudal de datos poco o nada conocidos que ayudarán a entender mejor lo que pasó.

dsc_0002 (1)

En realidad, ¿que ocurrió para que se produjera el cierre de Canal9?

Que entre todos la mataron y ella sola se murió. La cerró Alberto Fabra. Seguramente porque Cristóbal Montoro no le dio el dinero necesario para mantenerla con todos sus empleados tras resultar nulo el primer ERE. Pero a su triste final contribuyeron notablemente quienes por un lado incrementaron tanto la plantilla, y por otro, quienes convirtieron la RTVV en un campo de batalla política y sindical extrema.

¿Debe estar la televisión en manos de los políticos?

No. Pero no veo cómo evitarlo si ellos se empeñan en lo contrario. La solución que aportan implícitamente los políticos es la de establecer cuotas. Eso ya se hizo en los primeros tiempos de RTVV. De hecho en la empresa, por mucho que algunos hablen de “genocidios” y otras barbaridades semejantes, hubo mucha gente militante de izquierdas hasta el mismísimo día del cierre. También de derechas, evidentemente. Hay que buscar y poner al frente de la nave a los mejores profesionales, gente que sepa y que tenga criterios claros de sostenibilidad e independencia para la casa. Y en el caso de los profesionales, lo mismo, que sean buenos haciendo radio y televisión, no aprobando oposiciones que no es algo que garantice nada, con todo mi respeto a quienes tengan también esa habilidad. Los que estén delante de micros y cámaras no pueden ser funcionarios con manguitos y viseras que aburran a las ovejas.

¿Ha sido la mala gestión política la causante del cierre de la primera RTVV?

Sí, porque la frase “mala gestión política”, que con tanto acierto me propones en la pregunta, incluye a casi todas las causas del cierre: desconocimiento, nepotismo, amiguismo, cuotas, negligencia, negocios paralelos, conductas delictivas diversas, politización …

vicente-climent-3

¿A que responde hacer crecer una plantilla de trabajadores de forma tan espectacular?

1700 trabajadores son muchos trabajadores, tal y como estaba configurada RTVV. Pero no es verdad que fueran más que los de Antena 3 y Tele 5 juntos. Las dos privadas tienen muchísimos contratados indirectamente, sin cuyo concurso no saldrían al aire, y cuyo cómputo hace que el número conjunto de trabajadores de dichas empresas supere con creces el de los de RTVV. Dicho lo cual, a RTVV le sobraban empleados, se mirara por donde se mirara. El tópico dice que Lerma puso 600, Zaplana 600, y Camps 600. Se supone que para ir arrimando el ascua a sus respectivas sardinas políticas. O para colocar amigos. Pero no caigamos en el error de pensar que en RTVV todos eran periodistas con capacidad de influir o sesgar porque también había técnicos, administrativos, y jefes, muchos jefes. Había incluso gente que cobraba por no ir a trabajar. Para algunos era un simple aparcamiento humano. Aplicando criterios de eficacia, eficiencia y de simple profesionalidad nunca se hubiera llegado a esas cifras.

¿Es la televisión refugio de los inútiles en materia periodística?

De más de uno, sí. A pesar de todo los inútiles eran minoría porque había muy buenos trabajadores en la casa. Pero también gente que en la profesión no le ha empatado a nadie nunca y sin embargo se permitía dar clases de periodismo y repartir carnets de demócrata. Los había en abundancia. Incluso en el Comité de Empresa y el Consejo de Administración: defendieron a los de su cuerda política y señalaron y se ensañaron con profesionales independientes y con los que no eran ni una cosa ni la otra divulgando a tal fin listas negras.

61ppS6kcMcL._UX250_

¿Conectaba RTVV con el pueblo valenciano?

RTVV era muchas cosas. La alquería blanca y L’oratge tenían muy buena acogida. Otros programas de la tele, no. Y luego había un tercer bloque de espacios ya directamente absurdos: retransmitir la Fórmula 1 a la vez que La Sexta pero sin Lobato ni en valenciano no tenía ningún sentido. Y comprar a precios fuera de mercado documentales sobre asuntos ajenos a la actualidad valenciana, tampoco. La radio era mucho más equilibrada y aceptable que la tele. Incluso en términos políticos, había más libertad aunque no toda la necesaria hasta la llegada de Rosa Vidal a la Dirección General. El problema de audiencia de la radio es que los castellanohablantes no la sintonizaban. Y muchos valencianohablantes tampoco se reconocían en el valenciano que escuchaban. Ese, en la tele, era un problema menor, porque la imagen todo lo suaviza.

¿Que importancia se le debe dar a la lengua valenciana en una cadena pública?

En ésta, que es de titularidad de la Generalitat Valenciana, toda. Entiendo que debe ser hecha en valenciano. En un valenciano culto pero no rebuscado, lo más parecido posible al valenciano que los valencianos de la calle son capaces de reconocer. Y si hay que buscar una opinión externa o una entrevista, que no se prefiera la de un catedrático catalán a la de un colega suyo valenciano que se exprese en castellano, que, por ser cooficial con el valenciano, también debe ser un idioma respetado por los medios institucionales de nuestro territorio. Comercialmente sería más rentable hacer la RTVV en castellano, pero un medio propiedad de la Generalitat no debe ceñirse en exclusiva a las posibles rentabilidades económicas, debe atender otras, de carácter social y cultural.

¿Es acertado crear programas determinados con unos gastos a veces imposibles de asumir?

No. La nueva RTVV ha de ser asumible. Que es tanto como decir cercana. No podemos ser la BBC, con un servicio mundial. Ni RTVE, porque nuestro ámbito ha de ser casi en exclusiva la Comunidad Valenciana, que es nuestro nicho de mercado, y no debemos salir de él si no es para atender lo que sobre nosotros se decida en Madrid y Bruselas. Y poco más.

AAEAAQAAAAAAAAd2AAAAJGI0MmU0ZmE4LWQwZTItNGM5OS04ZmUzLWE5N2E0Y2JhYjg1Mw

¿Que va a encontrar el lector en tu libro?

Un relato casi a ritmo cinematográfico de lo que pasó en esos días, con especial atención a la forma en la que afrontamos desde la radio tan graves acontecimientos; la novelesca pero real forma en que las tendencias políticas externas e internas chocaban ante las narices de los profesionales independientes de RTVV, cual placas tectónicas que provocan terremotos; una parte de la moderna historia de la comunicación valenciana que aún no había sido contada; un manual de periodismo de crisis; y algunas ideas para evitar los errores que conviene no repetir en la nueva RTVV.

¿Cual es el motivo de la dedicatoria del libro?

Hay dos partes. La segunda, de homenaje personal a familiares y amigos. Y la primera, de reconocimiento a los profesionales honestos de RTVV que, sin comerlo ni beberlo, se encontraron con la inaudita decisión unlilateral que les mandaba al paro con escasas posibilidades de recolocación. Ellos no son los culpables de lo malo que ha pasado durante los 24 años de vida de RTVV, como no lo son los trabajadores de otras empresas que han funcionado mal.

En este momento, ¿estamos preparados para tener una nueva Radio y Televisión Pública?

La pregunta admite las dos respuestas categóricas. Sí, porque tenemos derecho y necesidad de ella (aplicando los necesarios mecanismos de regulación), por la inyección de autoestima que nos reportaría. Pero también podría responder que no, porque la coyuntura económica no es buena. Ni tampoco la legal: antes de Navidad podríamos tener sentencias judiciales que cambiaran por completo el actual estado de cosas. Políticamente también está por ver que las buenas voluntades de todos los partidos no se tuerzan por el camino.

41EPmpeDdaL._UY200_

De toda tu experiencia profesional, ¿en que medio te sientes mas agusto?

En 34 años de profesión he pasado por todos, y en todos he disfrutado muchísimo. Pero como en la radio en directo en ningún sitio. La descarga de adrenalina en la radio revitaliza por completo al profesional dispuesto a asumir ese riesgo, que aunque parezca mentira no son tantos.

¿Que diferencia hay entre rumor y noticia?

Decía José María García que el rumor es la antesala de la noticia. No siempre. Hay rumores que no pasan el listón, entre otras cosas porque los hay malintencionados. Pero la RAE da otros significados para la palabra rumor. Por ejemplo, el ruido de fondo cuando pasa o va a pasar algo importante. Es en ese sentido en el que yo titulo mi blog oficial como “la fábrica de rumores”.

¿Cuando utiliza Vicente Climent el lenguaje poético?

Profesionalmente, en contadas ocasiones. Si acaso cuando conviene a la transmisión de cierto contenido que de otra forma apenas llegaría al receptor. Como decía Luis del Olmo, si un programa no sorprende, está muerto. Aunque sea informativo. Por descontado, también lo uso cuando escribo poesía. Tengo un poemario publicado.

Ahora te propongo jugar al tic-tac. Una pregunta, una respuesta.

Vamos allá.

¿Un color?

Verde, el de las hojas del naranjo.

¿Un perfume?

No saldremos del campo: el del azahar.

¿Boligrafo o pluma estilográfica?

Bolígrafo. Con la pluma siempre acabo rayando el papel.

¿Un autor?

Difícil decir sólo uno. Pongamos que Blasco Ibáñez. Ratzinger tampoco está mal.

¿Un libro?

Entre naranjos. O las Memorias de Adriano.

¿Una composición musical?

Yesterday. O Mediterráneo. Serrat tenía que haber sido valenciano. El mar que el describe está aquí, no allá.

¿Un cantante?

Dos: Paul McCartney y Nino Bravo.

¿Un disco compacto?

Por ejemplo, Wish you were here, de Pink Floyd.

¿Mar o montaña?

Montaña. A la playa me suelen llevar ir a rastras.

¿Un plato gastronómico?

La paella, que además es una de las siete maravillas gastronómicas de España.

¿Horchata o zumo de naranja?

Prefiero el zumo.

¿Café o té?

Té por la mañana, café después de comer.

¿Prensa en papel o digital?

Me he adaptado bien a la digital. La de papel se ha hecho tan delgadita …

¿Supermercado o tienda de barrio?

Supermercado de barrio, jajaja.

¿Ruzafa?

Como diría Jaume I, contigo empezó todo.

¿Cabañal?

Como diría Rita Barberá, contigo acabó todo. Separa y une a la vez a Valencia con su mar.

¿Nou Moles-Olivereta?

Tantos años …

Y ahora, te pido una sola respuesta de colegas nuestros:

¿Mª Consuelo Reyna?

Una mezcla entre Ben Bradley y Katharine Graham, pero en clave de poder valenciano.

¿Jose Mª Cruz Román?

El padre de parte de una generación de radiofonistas valencianos.

¿Rafael Brines?

El Caso valenciano.

¿Inaki Zaragueta?

Es La Razón de ser de su medio en Valencia.

¿Silvia Costa?

Un ejemplo de superación ante la adversidad, y una amiga.

¿Susana Remohí?

Una mujer decidida, que siempre sabe exactamente lo que quiere.

¿Borja Rodriguez?

Lo conozco desde que él estaba en Los 40 en Alicante. Un tipo directo, como buen vasco.

¿Francisco Perez-Puche?

La wikipedia valenciana en persona.

¿Manuel Andres Ferreira?

Un clásico de nuestras Fallas.

¿En que proyecto profesional colabora Vicente Climent en la actualidad?

Tras unos meses de pausa relativa para preparar y publicar mi décimo libro, estoy estudiando algunas alternativas comunicativas que tengo sobre la mesa, pero aún no he decidido nada. Septiembre será un mes de grandes decisiones.

¿Que han supuesto las nuevas tecnologías en el panorama de la comunicación?

Una revolución. La comodidad de poder crear, compartir, y acceder a información de interés desde casi cualquier sitio y a cualquier hora.

¿Estamos necesitados de saber como comunicar?

Desde luego. Yo así lo explico en mis cursos sobre comunicación. Hay que saber relacionarse con medios y periodistas, porque son el vehículo para que enviemos nuestro mensaje o vendamos nuestros productos a cuanta más gente mejor. Todos trataremos antes o después en nuestra vida con un periodista. Y eso tiene sus trucos.

¿Sabemos que decir en todos los momentos o situaciones en las que nos encontramos?

No. Ojalá supiéramos. Pero hay que intentarlo.

Y para finalizar: ¿que les dirías a los lectores de ONDA3.COM?

Que les agradezco mucho que hayan dedicado estos minutos a saber un poco más de mí, y que les animo a leer “los últimos días de la primera RTVV”. No les va a dejar indiferentes. Se puede encargar en info@simuria.com

Vicente Climent, un gran profesional de los medios, con un libro lleno de interés para todos. Se lo recomendamos. Gracias por tus palabras.

Muchas gracias a ti por tu amabilidad.

GALERIA DE IMÁGENES

dsc_0002 (1)

yoconbarbaenc7

vicente-climent-3

AAEAAQAAAAAAAAd2AAAAJGI0MmU0ZmE4LWQwZTItNGM5OS04ZmUzLWE5N2E0Y2JhYjg1Mw

24591636831_8de3222717_o

61ppS6kcMcL._UX250_

41EPmpeDdaL._UY200_

dsc_00082

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *