Feijóo promete su cargo en un ambiente de expectación por su nuevo gobierno, que cerrará de inmediato

El líder del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, ha prometido su cargo como presidente de la Xunta por segunda vez en un acto breve y austero que tuvo lugar en el Pazo do Hórreo y en el que ha fijado la lucha contra el desempleo como una de sus principales prioridades. A su término, ha anunciado su intención de “empezar a trabajar después de comer” y de cerrar esta tarde su nuevo gobierno, que nombrará este domingo.

En el Salón dos Reis del Parlamento gallego, en el que se colaban los gritos de afectados por las preferentes que clamaban a sus puertas por una solución para el conflicto, el nuevo presidente ha lanzado un mensaje de “esperanza” y ha confiado en que, pese a las dificultades, Galicia “avanzará, llegará y resurgirá”.

Para lograrlo, nada más terminar el evento institucional, ha trasladado a los medios su intención de empezar a trabajar esta misma tarde, “después de comer”, aunque no ha dado pistas sobre la composición de su nuevo gobierno, en el que los populares dan por hecho que primará la continuidad.

Entre los nombres que se consideran “seguros” están los de su número dos en el PPdeG, Alfonso Rueda, y del responsable de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras, Agustín Hernández, así como de la titular de Hacienda, Elena Muñoz, a cuyo departamento ha dado orden de seguir tramitando los presupuestos de 2013, que entrarán este mes en la Cámara.

A preguntas de Europa Press, Rueda, Hernández y Muñoz han asegurado tras el acto de toma de posesión que todavía no habían recibido ninguna comunicación de Feijóo, la misma versión que dio el titular de Educación e Cultura, Jesús Vázquez. Eso sí, todos ellos han añadido que, si la llamada se produce, están “a disposición” del presidente para trabajar codo con codo en su nuevo mandato.
SENCILLEZ Y BREVEDAD

Sencillez y brevedad marcaron el acto en el cual Feijóo prometió por segunda vez su cargo como presidente de la Xunta. En esta ocasión decidió aplicar su consigna de austeridad también en este ámbito, explicación que ha dado para prescindir de la ceremonia abierta a la ciudadanía que posteriormente tenía lugar en el Obradoiro, una tradición instaurada por Manuel Fraga con la que ni siquiera había roto Emilio Pérez Touriño.

El acto celebrado en el Salón dos Reis del Parlamento gallego, de media hora de duración, no dejó ninguna concesión a la fastuosidad y las demostraciones de fuerza de anteriores tomas de posesión y tan sólo contó con una gaiteira, que acompañó la interpretación del himno de Galicia de la cantante Rosa Cedrón.

Después del acto protocolario, Feijóo hizo la única concesión a la emotividad al abrazarse a sus padres, Saturnino y Sira, así como a su hermana Micaela y la hija de ésta. Ahí arrancó una ronda de abrazos y besos entre los asistentes y no le negó unos minutos a todo aquel que se acercaba a felicitarlo e incluso a aquellos que le demandaban una fotografía.
ASISTENTES

Aparte de los ocho miembros del Gobierno en funciones, expectantes ante la llamada que Feijóo les hará en las próximas horas para confirmarles si siguen en su Gabinete, en el acto de toma de posesión se dieron cita numerosos representantes de la sociedad civil y militar de Galicia.

Además de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y de la ministra de Fomento, Ana Pastor, la segunda toma de posesión de Feijóo reunió a los expresidentes gallegos Gerardo Fernández Albor, Fernando González Laxe y Emilio Pérez Touriño, y a los más significativos cargos orgánicos e institucionales del PPdeG, como varios alcaldes y presidentes de diputaciones.

También acudió Elvira Fernández, esposa del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el vicesecretario general de Política Autonómica y Local del PP, Javier Arenas, que asistió en representación de la dirección estatal del PP.

Mientras que AGE y BNG no enviaron representación a este acto, por parte del PSdeG, acudieron varios miembros del Parlamento gallego, encabezados por su portavoz, Abel Losada, y cargos como el presidente de la Diputación de Lugo, José Ramón Gómez Besteiro, y el alcalde lucense, Xosé Clemente López Orozco, o políticos ya retirados de la primera línea, como la expresidenta del Parlamento Dolores Villarino.

EML|Agencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *