Fernado Muraca: “La sociedad de hoy está confiada en su saber y su tecnología pero ha olvidado el concepto de persona”

La Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir” ha celebrado hoy la primera jornada del VIII Simposio Internacional de Educación y Cine, organizado por el Vicerrectorado de Extensión Universitaria y Cultural, en el que ha participado el cineasta italiano Fernando Muraca.

Este realizador, autor de la película “Scoto”, que narra la vida del beato Duns Scoto, ha subrayado una de las bases del pensamiento del teólogo escocés: el primado de la voluntad sobre la inteligencia. “Scoto se pregunta qué vale más, si saber qué es el bien o querer hacer el bien. Para él lo segundo vale mucho más”, ha afirmado.

En este sentido, Muraca ha hecho un paralelismo con la sociedad actual, “prepotente en su saber y su tecnología”. Para este director de cine lo que realmente cuenta no es conocer el funcionamiento de la tecnología sino saber “qué hacer con ella”. Que esto suceda depende, tal y como ha expuesto Muraca de la apertura a un planteamiento “ético” de los propios actos, de la puesta en práctica de las “virtudes” en el trabajo para construir una sociedad mejor que la de hoy. “La tecnología es sólo un instrumento”, ha especificado.

“Parte de la crisis ética de hoy viene de la falta de cuestionamiento de un concepto muy presente en el pensamiento de Duns Scoto, la persona. ¿Qué persona queremos hoy? ¿Qué estilos de vida son los que indican el éxito del ser humano? En los últimos treinta años la idea de persona que ha triunfado en la vida es una éticamente frágil. El dinero y el poder son sus objetivos”, ha incidido.

Muraca ha invitado a creer en el trabajo y el sacrifico como medios para realizar los futuros proyectos profesionales de los estudiantes universitarios. Así, el cineasta italiano ha expuesto su propio caso. Nacido en el seno de una familia humilde, ha asegurado haberse negado a asociarse con los “lobbys de poder” para convertirse en director de cine. “He estudiado y aprendido mi profesión bien, con mucho convencimiento y he conseguido dedicarme a algo a lo que casi nadie se dedica”.

“He filmado una película de época con un presupuesto reducido, con lo que se demuestra que si uno quiere hacer algo, a base de sacrificios lo puede conseguir. Además, se debe tener algo que decir y unas relaciones profesionales constructivas que crean en lo que hacen”, ha afirmado.

MAGGIE ROUX: “SI UNA PELÍCULA HABLA EN PROFUNDIDAD DE LO QUE SIGNIFICA SER HUMANO, ESTÁ HABLANDO DE LA TRASCENDENCIA”

La Dra. Maggie Roux, Profesora de la Universidad de Leeds (Inglaterra), ha intervenido en el simposio con una ponencia sobre el amor trascendente en el cine. Para mostrar su punto de vista acerca de la cuestión, la Dra. Roux ha proyectado varias escenas de films tan distintos como “Salvar al soldado Ryan”, “Shirley Valentine”, “El laberinto del  fauno” o “El árbol de la vida”, en los que hay “mucho más de lo que vemos en pantalla”.

En opinión de la docente de la Universidad de Leeds el autor que “mejor” habla del amor trascendente es Terrence Malick, director de “El árbol de la vida” que sólo ha dirigido cinco películas en treinta años, dedicando el resto del tiempo a enseñar filosofía y a escribir. “De todos modos, cualquier contador de historias, si tiene la intención de hablar en profundidad de lo que significa ser humano, entonces están hablando de trascendencia”.

Así, para la Dra. Roux, las películas que triunfan “más allá del boom de la exhibición en cine” y que se siguen vendiendo “en DVD” con el paso del tiempo no hablan de un amor romántico sino de un amor “superior”, como “La milla verde” o “Cadena Perpetua”. “El verdadero amor es el que se da sin que detrás de ello haya una necesidad humana”, ha sentenciado.

SANTIAGO REQUEJO: “INTENTO HABLAR DE UNA FACETA DEL AMOR QUE HOY LA SOCIEDAD TRATA DE OCULTAR: LA CAPACIDAD DE SUFRIR”

Por otro lado, el cineasta madrileño Santiago Requejo ha participado en el simposio con la conferencia “El amor en el cine de Santiago Requejo”, que ha sido precedida de la proyección de su primer cortometraje, “Rhodea”, la historia de una joven a punto de casarse que se plantea todo de nuevo.

Requejo ha explicado que con su obra ha intentado hablar “de una faceta del amor que la sociedad de hoy oculta: la capacidad de sufrir”. “Rhodea’ en griego significa ‘el tallo de la rosa’, con lo que ya hay una pista de la la tesis que sostengo con este corto distanciándome del enamoramiento, del simple sentimiento: El amor no se puede entender sin la capacidad de sufrir”.

Así, el director de cine madrileño ha hecho énfasis en que todo ser humano está llamado a amar “en todas las dimensiones de la palabra”  y que intentar “vender” esa idea cinematográficamente le “apasiona”.

Requejo también ha hecho referencia al amo trascendente en el cine. Para este realizador, la religión “afecta al ser humano de un modo decisivo”. “La religión as algo muy humano pues desde que existe, el ser humano ha buscado un sentido superior a las cosas, algo que lo trascienda. El cine basado en historias con tinte religiosos plantea preguntas que todo hombre se hace en algún momento de su vida e interesan a mucha más gente de lo que parece. Por eso a mí no me gusta hablar de películas religiosas sino de films humanos”, ha asegurado.

En cuanto a la complicada situación económica que dificulta aún más la realización de películas que vayan más allá de lo puramente comercial, Requejo no ha dudado en dejar claro que siempre que haya una buena historia “que merezca ser contada”, hay un futuro para ese “proyecto de película”. “El dinero que se tenga es algo accesorio”, ha remarcado.

El simposio ha sido inaugurado por Rafael Ripoll, Secretario Autonómico de Cultura y Deporte.

 

VLCRADIO | Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *