Formentera: el paraíso cercano

Image00002

Al sur de Ibiza se encuentra una pequeña isla, un diamante pulido con un encanto único por su exclusividad, su clima y por supuesto, sus espectaculares playas y que lleva por nombre Formentera.Para llegar a este paraíso cogimos un vuelo de la mano de Spanair, que nos llevó directamente a Ibiza. Desde allí nos trasladamos en uno de los ferrys de la flota de Mediterránea Pitiusa a nuestro destino final y una vez que desembarcamos alquilamos un coche en Autos Isla Blanca, situada en el mismo puerto de La Savina, aunque hay otras opciones de alquiler y quizás más demandadas por las reducidas dimensiones de la isla como son la moto o la bicicleta, vehículos muy prácticos para desplazarse por Formentera.

Nos alojamos en el hotel RIU La Mola, del que cabe destacar su formidable localización (a pie de playa), su variedad de servicios y actividades, la calidad y variedad de la comida y sobre todo, la simpatía, atención y organización del personal del hotel.

Una vez dejadas las maletas nos pusimos en marcha dispuestos a explorar cada rincón de esta isla.

Formentera es la cuarta isla en extensión y población del archipiélago balear. Su población residente es de aproximadamente 10.000 personas aunque en temporada turística el número aumenta considerablemente. Los 69 kilómetros de litoral son muy diversos y alternan playas de arena, playas rocosas y acantilados de distintas altitudes en los que debido a la erosión de la tierra caliza se encuentran múltiples cuevas y oquedades que conforman un original paisaje, sobre todo, visto desde el mar.

La Savina es el único puerto de la isla y desde allí, dirigiéndonos al norte se encuentran Ses Salines, un parque natural que aporta gran variedad de flora y fauna con un alto valor ecológico. En el centro de la isla, a tres kilómetros del puerto, podemos visitar San Francisco Javier, considerada como la capital de la isla, donde no podemos dejar de ver una iglesia que en el siglo XVIII se utilizó como fortaleza contra los bárbaros, y que con el tiempo ha acabado convirtiéndose en refugio para los parroquiales del pueblo.

Image00007

San Francisco durante el día recibe una gran cantidad de visitas por sus numerosos bares y comercios, y sobretodo el paseo, donde se encuentran numerosos tenderetes hippies, que atraen al turista con numerosos objetos relacionados con la isla. Otro núcleo urbano y seguramente el más enfocado al turismo es Es Pujols, un pueblo donde el ambiente por la noche es diferente al resto. La gran variedad de comercios, restaurantes, bares, pubs y discotecas hacen de este lugar el sitio idóneo para el turista.

Siguiendo la carretera que lleva a La Mola podemos pararnos a contemplar el impresionante puerto natural de Es Caló, un antiguo puerto de pescadores que se ha mantenido bastante con el paso del tiempo. Subiendo hasta 193 metros de altura por la carretera que lleva a La Mola podemos contemplar desde El Mirador una preciosa panorámica del Mediterraneo.

El Pilar de La Mola es el pueblo más alejado, ya que está situado en el punto más alto de la isla. Se trata de un sitio tranquilo y con pocos comercios y restaurantes. Su mayor atractivo radica en el mercadillo artesanal que se monta dos veces por semana y que atrae a multitud de gente. Otro de los atractivos de este pueblo es el faro, situado sobre los acantilados, desde los cuales hay unas magníficas puestas de sol.

Por último, en la zona más al sur de la isla se encuentra Es Cap de Barberia y su faro, famoso por ser una de las localizaciones donde se rodó Lucía y el sexo, película dirigida por Julio Medem. Cerca del faro hay un agujero en el suelo que da acceso a una cueva que desemboca en una “ventana” al acantilado y desde la que se pueden contemplar preciosas puestas de sol.

Si por algo destaca especialmente Formentera es por sus playas. Vamos a hacer un recorrido por algunas de sus playas más visitadas:

Las playas de Illetes, en el punto más al norte de la isla, junto a la playa de Espalmador, son las más visitadas por los turistas por sus espectaculares aguas cristalinas y su variedad de tonos claroscuros que no tienen nada que envidiar a las playas del Caribe.

Image00001

Cercana a Illetes pero en la zona de levante, como bien indica su nombre, también es una playa bastante transitada pero debido a su gran extensión es posible encontrar sitios más tranquilos y solitarios. A su vez, al estar cerca de Illetes podemos recorrer a pie todas las playas que hay en el norte de la isla.

Aunque es una cala de una extensión corta (200m aproximadamente) es una joya que hay que visitar por la belleza y tranquilidad que desprende. Desde allí se puede disfrutar de las maravillosas vistas de Ibiza, así como la costa de Punta Pedrera o los acantilados de Punta Rasa.

De apenas 3 kilómetros cuadrado de extensión, esta isla dista de la de Formentera unos 150 metros. Para llegar a ella hay dos opciones: en barco desde el puerto hasta Illetes y finalmente a Espalmador; o bien a nado cubriendo la distancia entre las dos islas (siempre que el clima y la marea lo permitan). S’Alga es la playa más conocida de esta isla, que al ser parque natural no dispone de restaurantes ni establecimientos similares por lo que goza de mayor interés al no haber sido prácticamente alterada por el hombre.

Image00008

En definitiva, Formentera es como dirían algunos, el secreto mejor guardado de las Islas Baleares y ofrece al turista un remanso plácido y relajante en un entorno natural y con unas playas cristalinas de ensueño Eso sí, al gozar de temperaturas agradables durante todo el año, aconsejamos visitarla por ejemplo en septiembre antes que los masificados julio y agosto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *