Connect
To Top

Harry es el nuevo rey

Con el reciente compromiso oficial del príncipe Harry con Meghan Markle ya son dos los binomios que pugnan por el protagonismo en Buckingham Palace.

La prensa habla del «combate de las parejas principescas» con dos beligerantes a la cabeza. De una parte, el veterano «Williate» (del inglés William + Kate), formado por el príncipe Guillermo y su esposa, Kate Middleton, duques de Cambridge. De otra, el incipiente «Harryan» (Harry + Meghan), encabezado por Harry y Meghan. A la primera pareja la conocimos en 2002, cuando el adolescente más célebre de Reino Unido y la hija de unos empresarios de accesorios de fiesta se conocieron en la Universidad de Saint Andrews (Escocia).

Nueve años después, cuando Kate ya había demostrado sus dotes para las «garden parties» y las cacerías reales, se dieron el «sí, quiero» con el beneplácito de la reina Isabel. El matrimonio ganaba en popularidad y la duquesa de Cambridge se convertía en una de las mujeres más influyentes de Reino Unido. En 2013, además, nacía Jorge, tercero en la línea de sucesión.

Por el contrario, la pareja formada por Harry, el príncipe díscolo de la familia Real británica, y Meghan Markle, no contó con buena aceptación. Cuando el benjamín de Diana de Gales parecía sentar la cabeza tras dos noviazgos fallidos (Cressida Bones y Chelsy Davy), tuvo que hacer frente a las críticas racistas hacia su nueva novia, de origen afroamericano.

También a las vertidas contra su condición de divorciada (lo está del productor Trevor Engleson) que no acabaría de convencer a su suegro, el príncipe Carlos. Ahora, con el anuncio del compromiso, vuelven a cargar contra ella quienes aseguran que Markle no tiene relación con su hermanastra, que es actriz gracias a que a su padre le tocó la lotería o que la atormenta que sus escenas más subidas de tono circulen por webs pornográficas.

Incluso la acusan de haber maquinado su próximo enlace con Harry ya que desde adolescente deseaba convertirse en «royal» a toda costa.

En el terreno estilístico, también existe una brecha entre ambas parejas. «Harryan» es la apuesta por la combinación de lo informal y el glamour. Él, con sus camisas de cuadros y polos de Invictus Games; ella, con sus vestidos brillantes y «looks» inspirados en «Sexo en Nueva York». Harry y Mehgan forman un binomio estilísticamente equilibrado, una encarnación del «yin y el yang» de la moda.

Simbiosis que no alcanzan los duques de Cambridge, ya que mientras Kate es asesorada por la madre de Cara Delevingne y es icono de la moda británica, Guillermo pasa desapercibido con atuendos clásicos y lineales.

Es evidente que el futuro de los duques de Cambridge traerá pocos quebraderos de cabeza a su majestad. Y si el príncipe Carlos optara finalmente por el relevo generacional, no tardarán en reinar. Mientras, Harry y Meghan preparan su boda para mayo en la Capilla de San Jorge del Castillo de Windsor. Se vaticina un enlace de perfil bajo, lejos de la multitudinaria boda de los duques de Cambridge y más parecida a la de Carlos y Camilla Parker.

1 Comment

  1. Pingback: Harry es el nuevo rey - Soynadie Press Agency

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in ES SOCIEDAD