Hiperuricemia, gota y enfermedad renal crónica

gota

ONDA3.COM|CANAL SALUD.- La hiperuricemia puede producir daño renal por la precipitación intratubular e intersticial de los cristales de urato monosódico o por otros mecanismos que conducen a arteriolopatía aferente, glomeruloesclerosis e hipertensión preglomerular.

La artropatía gotosa es mucho más frecuente entre los pacientes con enfermedad renal crónica que en la población general; sin embargo, el porcentaje de pacientes con hiperuricemia y enfermedad renal crónica que permanecen asintomáticos es mucho mayor.

Mediante diferentes estudios se ha demostrado que a pesar del tratamiento con alopurinol, existe un porcentaje elevado de pacientes con enfermedad renal crónica que no consiguen reducir los niveles de ácido úrico. Se ha visto que el tratamiento con inhibidores de la xantina oxidasa puede disminuir la inflamación, la progresión de la enfermedad renal, la tasa de hospitalizaciones y el riesgo cardiovascular en pacientes con enfermedad renal crónica.

Estudios clínicos y experimentales avalan el tratamiento de la hiperuricemia asintomática para frenar la progresión de la enfermedad renal, de la nefropatía diabética y mejorar el pronóstico global y cardiovascular de estos pacientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *