Historia del pasodoble ‘El Fallero’

partituraLa fiesta de las fallas lleva consigo la alegría estridente y ruidosa de la música. A la deslumbrante policromía  de la ciudad, envuelta en sol y tracas, rebrillan los bruñidos instrumentales de las bandas de música, que cruzando calles y plazas, dan a la fiesta una animación y alegría extraordinaria.

Pero la música no se asocia a la fiesta  tan sólo en esos días , porque se inicia en actos preliminares como: La apuntá, la elección de las Falleras Mayores, la replegá, cabalgatas…

Y es pieza obligada por su popularidad el pasacalle (así lo denominó su autor), El Fallero‘, cuya composición alegre y melodiosa se halla infiltrada en el alma de la fiesta fallera.

El Maestro Serrano, que fue un valenciano y entusiasta de las fallas, comentaba en una entrevista realizada por el periódico ‘Levante’, en el año 1956,  como había escrito el pasodoble ‘El fallero’.

Le gustaban mucho al Maestro las Fallas, y es por ese motivo que acudía a vivirlas, siempre que podía.

“Me gustaban, sobre todo, aquellas fallas típicas de barrio rodeadas de banderolas y gallardetes, construidas, construídas, si se quiere, con poco arte, pero con una gracia y una intención que las hacían perdurar en la memoria por mucho tiempo” 

El Maestro Serrano

El Maestro Serrano

El maestro recordaba, los tiempos que, estudiante del conservatorio de Música valenciano, acudía el día de San José, con un grupo de compañeros de clase, a casa del profesor don José Valls, el maestro inolvidable, creador de la Sociedad de Conciertos y propulsor, con el maestro Salvador Giner, de la música en Valencia, y también del teatro lírico valenciano.

Vivía el maestro Valls, En la calle Monjas Servitas, esquina a la de Triador, en pleno barrio de Velluters, donde se acostumbraba aplantar una falla, hasta que la circulación del ‘ravacholet’ (el antiguo tranvía tirado a caballo), hizo cambiar el emplazamiento a otro lugar de la calle. 

La fiesta onomástica del maestro Valls constituía un acontecimiento en toda la Valencia de entonces, y allí acudían gran número de artistas, literatos y músicos, improvisándose una fiesta de arte que terminaba cuando a las ocho de la noche, se quemaba la falla.

Fue en el año 1928, cuando la fiesta de las fallas se hallaba en pleno auge, dado el impulso dado por la ‘Sociedad Valenciana Fomento del Turismo’, Iniciando en las páginas de la revista “Valencia Atracción”, que dio por fruto la legada de los primeros trenes falleros a Valencia.

Alma de todo ello fue un valenciano entusiasta, D. Antonio Royo Ample, componente de esta entidad citada que pidió al maestro Serrano que escribiera un pasodoble, el cual como nuevo aliciente de la fiesta fallera, tocarían las bandas de música que esos días recorrían las calles de la ciudad.

mestreserrano-2El maestro Serrano aceptó complaciendo la petición y se comprometió para escribir el pasodoble a fecha fija, y ya todo dispuesto, menos la primera materia, no tuvo más remedio que ponerse manos a la obra.

Casualmente, le había llegado una carta a su domicilio de los falleros valencianos en la que le decían: “Maestro, solo faltan unos días para que los muchachos salgan a las calles entonando el viejo pregón: “Hi ha una estoreta velleta para la fallas de Sant Josep”.

El maestro, pensando en la antigua canción infantil, se encerró en su cuarto y, un compás tras otro en solo media hora, compuso “El Fallero”.

Al día siguiente se hacían 100 copias, y cuando ya ni se esperaban en Valencia, un empleado de la compañía de las camas, entregó en mano a la Sociedad de Fomento de Turismo, la obra prometida.

hpim3229El día 18 de marzo de 1929 se estrenaba en Valencia ‘El Fallero’, constituyendo, un éxito artístico y un legado que ha llegado hasta nuestros días.

La entidad valenciana, no ocultaba su satisfacción por ello, y al dar cuenta de las fiestas falleras de aquel año, publicaba también en las páginas de ‘Valencia Atracción’, un retrato del maestro Serrano con el siguiente pie: “El notable maestro Serrano, que a pesar de la incredulidad mostrada por cuantos les comunicamos la noticia, ha escrito el pasodoble fallero, que prometió, y que ha tenido el indiscutible éxito de todas sus composiciones”.

Posteriormente en 1931, el poeta Maximiliano Thous Orts, adaptaba una letra al ya popularísimo pasodoble, y en función de homenaje al maestro Serrano, se estrenó con el mismo éxito que había obtenido años antes.

Bibliografía:

Levante, extraordinario de Fallas, año 1956/ Vicente Vidal Corella/”El    Mestro Serrano, las Fallas y el Fallero.

Libro Oficial de Junta Central Fallera, año 1979/Entrevista a Isaura Serrano. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *