Honran en Miami-Dade a las víctimas del 9/11

Antes, la viga de acero era recta, y su fortaleza ayudaba a mantener en pie una de las Torres Gemelas que se elevaban hacia el cielo en la ciudad de Nueva York.

Once años más tarde, el simbólico recuerdo de la tragedia del 11 de Septiembre descansa honorablemente sobre un pedestal de ladrillo en un cuidado jardín junto a la Estación de Bomberos No. 3 de Miami-Dade. La viga ahora parece una cinta de caramelo, tras haber sucumbido al calor del incendio causado por el atentado terrorista. Pero la retorcida viga sigue representando fortaleza: la de los valientes bomberos, bravos agentes de policía y ciudadanos que perdieron sus vidas en las Torres.

La viga representa asimismo la fortaleza de una nación que se recuperó del peor ataque terrorista en la historia de Estados Unidos.

“Esto no es un trozo de acero como otro cualquiera”, dijo Michael Opalka, jefe y capellán retirado del Departamento de Bomberos de Miami-Dade durante la invocación hecha en la mañana del martes. “Está ungido con la sangre de nuestros héroes”.

La ceremonia para develar la viga fue uno de los miles de actos conmemorativos celebrados en todo Estados Unidos. Los más cargados de emoción se llevaron a cabo en los tres terrenos sagrados en que se llevaron a cabo los ataques: el sitio del World Trade Center en la ciudad de Nueva York, el Pentágono en Arlington, Virginia, y el campo de Shanksville, Pennsylvania , en los que un total de 2,977 personas murieron en un día que estremeció al mundo.

En el monumento al 11 de Septiembre, que ya tiene un año, en Nueva York, se reunieron unas 1,000 personas llevando globos, flores y fotografías de sus seres queridos. Al son de las gaitas, ellos bajaron la cabeza en silencio exactamente a las 8:46 a.m., la hora en que el primer avión secuestrado se estrelló contra la torre del norte. El sonido de las campanas marcó también los momentos en que los tres aviones secuestrados se estrellaron y en que cada una de las torres se derrumbó.

Joe Torres, cuya cuñada murió en los ataques, trabajó jornadas de 16 horas en el “pozo” de la Zona Cero, limpiando toneladas de escombros de las Torres Gemelas.

“El onceno año, para mí, es lo mismo que si hubiera pasado ayer”, dijo. “Podrían pasar 50 años, y para mí sería tan importante como el primer año, o el quinto, o el décimo”.

El presidente Barack Obama y la Primera Dama Michelle Obama conmemoraron el momento en que se estrelló el primer avión en el jardín sur de la Casa Blanca. Más tarde, él depositó una ofrenda floral blanca en el Pentágono sobre una tarja de concreto que decía: “Septiembre 11, 2001 – 9:37 am.”.

El vicepresidente Joe Biden estuvo en Pennsylvania para asistir al acto conmemorativo por el Vuelo 93 de United Airlines, que se estrelló en un campo. Se dirigía a un blanco en algún lugar de la capital del país, tal vez la Casa Blanca, pero los pasajeros que se habían enterado de los otros choques se rebelaron contra los secuestradores para prevenir más muertes.

“Ojalá no estuviéramos aquí”, dijo Biden del lugar sagrado, a unas 60 millas al sudeste de Pittsburgh. “Ojalá no tuviéramos que estar aquí. Ojalá no tuviéramos que conmemorar nada de esto… Tengo también la esperanza de que siga dándoles algún consuelo que esta nación, que todas las personas que se han reunido hoy aquí, no han olvidado”.

EML|MH|Fotos:archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *