¿A que hora se deben regar las calles de Valencia?

Calle-Roteros-Valencia-05

Noticias ONDA3/Manuel J. Ibáñez Ferriol.- Vamos a hacer una radiografía de un hecho, que he sido testigo, y que los comerciantes no han permitido que se rieguen las calles. Verán.

Son las 11,45 del mediodía. Una calle de la Ciudad de Valencia, con todos los comercios abiertos -cosa curiosa, tanto a derecha como la izquierda-, los ciudadanos, apurando todo lo que pueden, para evitar el golpe de calor. De repente, el camión del riego hace su aparición y comienza a mojar, haciendo los correspondientes charcos, llenando de agua tan solo el primer trozo de la calle. No contento, el operario, sigue con su trabajo, y deja toda la calle llena de agua. A esto, hay que añadir, que determinados comercios, se les llene de agua su tienda, con el consiguiente peligro.

Una señora, con un coche de bebé, comenta: “si se descuida, nos inunda toda la calle. No piensan que hay personas mayores y niños, que pueden caer y resbalar”. Un señor, entrado en años, comenta: “si me caigo y me rompo la cadera, ¿quién me paga, no solo la operación, sino la rehabilitación?”. Otra señora, jóven dice: “no son horas de llenar las calles de agua, y más con la de charcos que ha creado”.

Los comerciantes, protestan, porque logicamente, los compradores, se dan la vuelta y procuran no caerse o resbalarse. Uno de ellos, nos comenta: “es que a nosotros no se nos consulta ni la hora ni el momento de regar. Además una cosa es pasar la manguera, y otra muy diferente, es hacer verdaderos charcos por allá donde pasa”. Otro comerciante, dice: “a nosotros se nos exigen unos horarios de carga y descarga, se nos gravan con fuertes impuestos y nunca se nos consulta si se debe regar o no.”

Las autoridades, deben escuchar a los ciudadanos. Una de las mejores horas para regar y limpiar la ciudad, es la noche o la madrugada -como se hace, en todos los países del mundo-, porque es el momento en el que se descansa, y no se interrumpe, ni se pone en peligro la vida de los ciudadanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *